<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español November 24, 2017 | Issue #43


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #42
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Las madres de los desaparecidos en Sinaloa

La Otra Campaña se reúne con los familiares de las víctimas de la guerra sucia mexicana


Por Simon Fitzgerald
El Otro Periodismo con la Otra Campaña en Sinaloa

20 de octubre 2006

Culiacán, Sinaloa, 11 de octubre.- En el más poderoso evento del plantón de la Otra Campaña en la Universidad Autónoma de Sinaloa, en la ciudad de Culiacán, el Delegado Zero, en presencia de los medios independientes de comunicación y con otros participantes de la caravana en gira, se encontraron con los miembros sobrevivientes de la Unión de Madres con Hijos Desaparecidos de Sinaloa para unirse con su causa y conmemorar las vidas de los desaparecidos.

El concepto “desaparecidos” se asocia con más frecuencia a las dictaduras militares de Argentina y Chile. Los gobiernos Mexicanos de los 60s y los 70s aceptaron exiliados que huían de la criminal represión política en la Sudamérica de aquel tiempo, y de varias formas hicieron un gran esfuerzo para aparecer internacionalmente como si fueran un régimen tolerante. Dentro de México, sin embargo, la policía y los militares también raptaban, torturaban y asesinaban disidentes de izquierda en lo que vino a conocerse como la “guerra sucia”.

Mientras las credenciales “revolucionarias” o hasta progresistas del partido durante tanto tiempo en el poder, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se iban desacreditando cada vez más, los movimientos de resistencia de izquierda florecieron a lo largo y ancho de México a finales de los 60s y los 70s, a partir de la amplia difusión del activismo pacífico estudiantil hacia menos notables insurrecciones armadas. En el 2001, la Comisión Mexicana de Derechos Humanos reconoció 532 desapariciones de civiles en México durante el período de la “guerra sucia” (muchos creen que ese número fue mucho más alto). Miles más fueron torturados. El número más alto de desapariciones ocurrió en Guerrero (donde el levantamiento del Partido de los Pobres del profesor Lucio Cabañas fue contestado con una militarización del estado, que continúa hasta hoy), y Sinaloa fue el estado número tres de esa lista.

Martha Alicia Camacho, quien fue secuestrada cuando estaba embarazada, junto con su ahora asesinado marido, asegura que, de muchas maneras, el nombre de “guerra sucia” está mal aplicado: -“Esta no fue una guerra, porque nosotros no éramos un ejército. Llegó el gobierno y se llevó a niños de 16 o 17 años, apenas niños de secundaria, los torturó y los asesinó. Esta no fue una guerra sucia, estos fueron crímenes del estado”.

Compartiendo el Dolor y la Indignación

Cuatro madres y una hermana de jóvenes perdidos, además de Martha Camacho, nos narraron detalles del secuestro y tortura de sus seres queridos. Sus vívidos relatos fueron profundamente conmovedores, pero permitieron que los participantes de la caravana compartieran –tanto como podía ser posible –el dolor y la indignación de estas mujeres.

El hijo de Marta Murillo de Gaxiola, Oscar Gaxiola Murillo, fue secuestrado en Michoacán por los tripulantes de un carro con placas de la Ciudad de México. La señora Murillo narró la historia de su hijo con trémula voz airada. Los detalles causaron que muchos miembros de la audiencia se estremecieran, incluyendo al Subcomandante Marcos en su balaclava. “Me dijeron que lo golpearon terriblemente … le reventaron sus testículos, y no voy a perdonar a estos diablos”.

Martha Alicia Camacho dio a luz, mientras estaba presa, un hijo cuyo padre, José Manuel Alapizco Lizárraga, no sobrevivió después de su arresto. Ella añadió; “Yo soy una testigo viviente de lo que les sucedió a los hijos de ellas. Yo estuve presente en el sitio de donde desaparecieron a esos hijos. Ahí fue torturado y asesinado mi marido”. Fue en ese momento cuando ella dijo: – “Lo castraron frente a mí, cuando yo tenía ocho meses de embarazo”.

Maria Perez de Carbajal solicitó la solidaridad del Subcomandante Marcos, de la Otra Campaña, de los medios alternativos presentes y de todas sus audiencias para luchar con ellas por el retorno de sus familiares. Su hijo, Juan de Dios Carvajal Pérez, fue secuestrado hace ya más de treinta años. Rosa María Alvarez también habló acerca de su hermano, Angel Manuel Herrera Álvarez, quien fue secuestrado cuando se encaminaba a recibir su diploma de preparatoria, cerca de la misma hora en que varios otros estudiantes de la escuela politécnica local fueron desaparecidos por sus actividades políticas de izquierda. La familia había luchado ya durante 30 años para hallarlo, visitando hospitales y haciendo reportes de personas desparecidas, reuniéndose repetidamente con un gobernador que solamente les decía mentiras, concurriendo a asambleas y organizando marchas y huelgas de hambre. Todo lo que pudieron hallar fue una foto de los estudiantes de la escuela politécnica, presumiblemente dejada por un administrador que había sido transferido. La madre de Álvarez murió mientras buscaba todavía a su hijo perdido.

Catalina Castro, cuyo hijo Luis Garcia Castro fue apresado cuando tenía 17 años de edad, describió los muchos años de protestas como la opción más saludable que tuvieron esas madres: “fue una catarsis poder gritar nuestro dolor y dar a conocer lo que sentíamos”.

La Coartada Continua del Gobierno

Las mujeres se quejaron de que mientras sus hijos estuvieron detenidos por el gobierno, y durante muchos años más adelante, los oficiales de gobierno negaron tener algún conocimiento de su existencia. Martha Camacho explicó: -“Supuestamente nada de esto sucedió jamás en Culiacán, pero nosotras… hallamos los reportes de la policía”, con las fotografías y las huellas digitales de los desparecidos, reportes que habían sido firmados y fechados por la policía municipal en Culiacán, “quienes supuestamente jamás supieron nada acerca de ese asunto. Habíamos hallado gran cantidad de evidencias de que no sólo las autoridades municipales estuvieron involucradas, sino también el sistema judicial del estado, el sistema federal de justicia y el ejército. A mí, personalmente, me tuvieron presa en una zona militar”.

Consuelo Carrasco de Flores –sosteniendo una copia del reporte policiaco acerca de su hijo Juan Germán Flores Carrasco, quien fue sacado de su hogar cuando tenía 17 años de edad – dijo, conteniendo sus lágrimas, que ellos estuvieron exasperados por las negativas de los oficiales del estado. “Aquí en Culiacán dijeron que ellos no sabían nada, o que “fuéramos a la ciudad de México y dijeron: ‘¿Porqué estás tú aquí? Nosotros no somos tu problema: Ellos nos trataron como artistas invitados de honor al Cervantino de Guanajuato, con una pelota de ping pong.”

El Presidente Vicente Fox estableció recientemente a un Investigador Especial, quien les permitió a las madres y a sus abogados el acceso a algunos archivos federales. Aunque esta leve apertura había ofrecido a las madres piezas de información, ellas se quejaron de que la investigación principalmente les pasaba dinero a diferentes abogados sin cambiar nada. Ya a partir de la cita del Investigador Especial, hacia dos años, ellos habían estado solicitando una reunión, sin ninguna respuesta.

“Los partidos, incluyendo al supuestamente izquierda: PRD, todavía tratan de proteger al culpable, aún cuando su culpabilidad está probada. Esto es especialmente verdad con respeto al ejercito. Andrés Manuel López Obrador; jamás mencioné la demanda de que los desaparecidos se presenten y que se castiguen los responsables,” Martha Camacho agregó.

Tampoco, dijo ella, han llevado a nadie que haya participado el secuestro, tortura, asesinato y encubrimiento de los desaparecidos ante la justicia.

Conexiones hacia el Hoy: Represión de la Otra Campaña

Los comentarios de los miembros de la caravana “Otra Campaña” hicieron la conexión entre las historias del “Ni Una Mas”, recontaron el dolor de sus compañeros que habían sufrido a manos de la brutalidad y el arresto arbitrario fuera de junta de la Asamblea de América Latina, el Caribea y la Unión Europea, hace dos años en Guadalajara. Notando que ella también era una madre, ofreció solidaridad a través de sus lágrimas, “para que mi hijo nunca sufra lo que le sucede a tus hijos tan solamente por demandar sus derechos”.

Varias personas presentes también compararon las desapariciones forzadas a la reciente operación policiaca en San Salvador Atenco, en el estado de México. Octavio Colorado Sandoval, miembro del movimiento de los campesinos de Atenco, El Frente Popular para la Defensa de la Tierra, y luego nos habño de su propia sobre vivencia de la represión política. “El 3 de Mayo y el 4 yo fui uno de quince personas en una casa de San Salvador Atenco. Sólo cuatro de nosotros alcanzamos escapar, no he visto a ninguno de los demás desde entonces. A partir de entonces, me he sentido como un robot, porque de toda la tensión resultante, Yo la cargaba por dentro a todas partes. Hay todavía muchas intimidaciones por parte de la policía del Gobernador Peña Nieto, quien se anda paseando en la calle, armados con sus rifles y vistiendo pasamontañas para intimidar a la comunidad”

Las historias implicaban que los actuales crímenes de estado y la cultura de la impunidad que tiene raíces en la represión del período de “guerra sucia ”. Se han recibido reportes de tortura en Guadalajara; secuestros, violaciones, asesinatos y brutalidad por parte de la policía en Atenco; los crímenes y desapariciones forzadas por parte de la policía paramilitar en Oaxaca; el secuestro, la violación, y el asesinato de mujeres en la Ciudad de Juárez y el estado de Chihuahua (en el que elementos de la policía son sospechosos de complicidad), así como la impunidad resultante de aquellos responsables por estos muchos crímenes muestran una continuidad de las tácticas de “guerra sucia” hasta el día de hoy. Con esta comprensión: muchos presentes afirmaron a las madres de los desaparecidos que “su lucha es nuestra lucha”, para evitar que esa extendida represión vuela a ocurrir de nuevo.

Al final de la reunión, el Subcomandante Marcos recordó a los presentes que en 1994 los Zapatistas “adoptaron como madres” a las mujeres de la organización cuando su última directora, Rosario Ibarra de Piedra, estaba en la Selva Lacandona visitando a los Zapatistas. Él también propuso que La Otra Campaña, cuando llegue a Ciudad Juárez en Noviembre 1, despegue una campaña nacional, demandando la reaparición de todos los secuestrados y desaparecidos “tan vivos como cuando se los llevaron”, y el castigo de todos aquellos responsables del secuestro, tortura, asesinato o encubrimiento. La propuesta de esta campaña es que se dedicaría a las mujeres desaparecidas de Juárez, así como para los prisioneros políticos de Atenco. Una de las madres de Sinaloa inmediatamente respondió que “sin una reunión, yo podría decirles a ustedes que queremos ser parte de este movimiento, y nosotros estamos de acuerdo con todas tus propuestas”.

Poco después de la reunión, se hizo un llamado conjunto por parte del EZLN, la Unión de Madres con hijos , desparecidos de Sinaloa, y las organizaciones adherentes UNIOS (Unidad de Obreros Indígenas Socialistas) la Unidad Socialista) y el Partido Comunista Mexicano, para designar a noviembre1 como el día de los desaparecidos en todo México.

Cuando los miembros de la caravana les agradecían a los presentadores, Catalina Castro respondió: –“Ustedes son nuestros hijos. Nosotras somos a sus madres en lucha”. Cuando los miembros de la caravana se aprestaban a partir, llevaban un estandarte con los nombres y fotos de los desaparecidos de Sinaloa, para colgar al costado del autobús asignado a la gira, mientras ellos continúan su viaje hacia el norte, luego al este, hacia Ciudad Juárez…

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English
Lesen Sie diesen Artikel auf Deutsch
Lisez cet article en français
Lees dit artikel in het Nederlands

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America