<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español July 31, 2014 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Aprendiendo a caminar otra vez con Javier Sicilia

La marcha silenciosa en contra de la guerra contra las drogas entra a la Ciudad de México, y con ella el segundo aire del cambio


Por Al Giordano
Especial para The Narco News Bulletin

7 de mayo 2011

“Estoy aprendiendo a caminar otra vez/No puedes ver que he esperado lo suficiente/¿Por dónde comienzo?”

– de Walk de los Foo Fighters (de la película de 2011, Thor)

CIUDAD DE MEXICO, 7 DE MAYO DE 2011: Lo que comenzó el jueves como unos pocos centenares de manifestantes silenciosos saliendo de la ciudad de Cuernavaca, el día de hoy entraron a la metrópolis de la Ciudad de México siendo miles de personas. En la entrada de la avenida Insurgentes se detuvieron y un organizador con un megáfono le daba instrucciones a los manifestantes, más con la voz de un director de teatro de Broadway que alguien dando un discurso político:

“Padres de nuestros muertos, al frente de la marcha, detrás de la pancarta que dice, ‘Estamos hasta la madre. ¡ALTO A LA GUERRA! Paz con justicia y dignidad.’”

Y con una perfecta coreografía, el padre más famoso en México de uno de los 40,000 mártires de la guerra contra las drogas en los últimos cuatro años, dio un paso atrás y otros padres con la pancarta negra dieron un paso adelante. Una mujer con un olivo, una niña y un hombre con la bandera mexicana tomaron sus lugares cinco pasos adelante de la pancarta. Jóvenes de Cuernavaca colocaron una cuerda de seguridad unos pasos adelante, y la foto fue pintada con miles de pies y manos trabajando al unísono.


DR 2011 Alejandro Meléndez
Detrás de los familiares de los muertos de la guerra de Calderón en contra del pueblo mexicano, más de 150 organizaciones indígenas, religiosas, ambientales, estudiantiles, vecinales, civiles y sindicales tomaron sus lugares detrás de sus respectivas pancartas. La gente sin afiliación a algún grupo se colocó en el medio. La retaguardia de más jóvenes aseguró la cuerda de seguridad al final de la marcha – cerca de medio kilómetro detrás en un ancho de dos carriles de tráfico – y todo estaba listo. El joven con el megáfono dio instrucciones a los vehículos que guiaban la caravana veinte pasos adelante para empezar a moverse de nuevo, en lo que parecía que cientos de fotógrafos, cámaras de TV y reporteros preservaban la escena para la historia.

Por catorce años, este reportero ha cubierto marchas en toda la República Mexicana. Estas han expresado muchas quejas en muchos temas pero luego de un rato todas parecen sonar igual: los mismos cánticos, las mismas consignas, las mismas imágenes icónicas de Zapata, Villa y el Ché Guevara a menudo con artillería en la mano… Grupos y facciones tratando de gritar más fuerte que el otro con las consignas específicas de sus causas, y un nervioso tipo de combinación de miedo y hostilidad a la policía, y viceversa. De aquellos ciudadanos no involucrados en esas luchas, algunos encuentran aterradoras esas marchas. Muchos jóvenes los llaman aburridos y fuera de moda. La falta de respuesta y apoyo público tiende a hacer que esos movimientos se sientan alienados, y la alienación lleva a la paranoia, y la paranoia lleva a la frustración, y la frustración lleva a tomar malas elecciones tácticas y estratégicas. Y por tanto, mientras han sido grandes en tamaño, las marchas en México tienden a no alcanzar sus objetivos. Los movimientos han llegado y se han ido, han cosechado gran apoyo, y luego desaparecen de vista, sus filas disminuyen por los cuatro jinetes del fracaso: alienación, paranoia, frustración y mala estrategia.

Hoy se sintió diferente. Hoy era mensurable, objetiva, no igual a las otras. La cosa más ruidosa en este marcha fue su silencio contemplativo y el aplauso y respuesta que provocó en hombres, mujeres, niños, ancianos, que salieron de sus casas y tiendas para verla pasar.

A través de la relativamente zona rica de la ciudad de nombre Tlalpan, las mujeres locales prepararon mesas con abundantes sandwiches, agua, fruta, refresco y más. “¿También los periodistas pueden tomar agua?” pregunté. Sí, sonrieron al unísono. Tenga una naranja también. Tenga un sandwich. ¡Tenga dos! Parecían casi cabizbajas cuando lo único que quería era agua.

Su corresponsal ya había caminado unos kilómetros cuando se sentó en la base de la estatua de un animal, un par de metros sobre el nivel de la calle, para beber agua, ver a la marcha pasar y hacer garabatos en la libreta. La sección de Javier en la marcha pasaba y Jean Robert, el alto hombre blanco de melena blanca e intelectual que había caminado sesenta kilómetros desde Cuernavaca, me gritó, “¿Sabes de que es el monumento, Giordano?” ¡Es el monumento al perro callejero!” Ah, ¡mi santo patrono!

Cada intercambio humano que presenciamos (esto de la media docena de corresponsales de Narco News filmando y reportando los acontecimientos en este día, otros están en el centro y en Chiapas reportando historias relacionadas) parecía contener un grado de alegría, humor, esperanza. Habían caminado desde sus provincias y estaban tomando la capital. (Y así como el comunicado de los zapatistas de 1994 pedía que en su camino a tomar la capital se pararían a comer quesadillas en el pueblo de Tres Marías, la marcha silenciosa también cumplió con la promesa.)

Un amigo que estaba en la marcha en el pueblo rural de Topilejo anoche reportó, “era como ver todo lo que esperábamos que la Otra Campaña en 2006 se convirtiera.” Y en un sentido es la continuación lógica de ese digno esfuerzo por unir las fuerzas sociales de este país, “de abajo y a la izquierda”, para desentrañar la violenta dictadura que se hace llamar democracia con la aprobación de Washington y sus obedientes medios de comunicación en inglés.

Narco News tendrá más reportes hoy y este fin de semana de diferentes partes de la república, incluyendo de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, en donde miles de indígenas zapatistas respondieron al llamado de Sicilia con su propia marcha silenciosa para detener la guerra.

Esta sección de la Avenida Insurgentes incluye puentes peatonales blancos para que los peatones eviten el tráfico de alta velocidad que normalmente pasa por ahí. Hoy, cada uno de esos puentes estuvo adornado con pancartas en solidaridad con la marcha y su causa, muchos firmados por grupos de vecinos de Tlalpan, y gente que los trepaba para tener una vista aérea de la marcha aplaudiendo y con signos de la V de la victoria que los caminantes llevaban.

La policía de tránsito en uniformes color amarillo flanqueaban el lado izquierdo de la marcha como barrera humana entre ella y los grandes MetroBuses de la ciudad que llegaban a toda velocidad cada diez minutos o más. Entre cada uno de ellos, mujeres del vecindario corrían llevando sandwiches y botellas de agua también a los policías, quienes con mucho gusto los aceptaban. Un oficial uniformado entrevistado por una cadena de noticias australiana dijo hoy, “Yo apoyo esta marcha. Se trata de lo que todos los mexicanos queremos.”

Durante cada de las paradas de descanso de las marchas, Javier se retira al asiento del pasajero de un vehículo estacionado en un punto con sombra, toma un trago de refresco o le da una mordida a una galleta, y es asediado por periodistas buscando entrevistas. (Una escena de ayer, con una gran estrella de los medios con tacones altos y mucho maquillaje: REPORTERA TV AZTECA: “Javier, ¿qué ha pasado en la marcha?” JAVIER, encogiéndose de hombros y sonriendo: “Nada.”) Hoy, mientras las cámaras lo asediaban como en la escena de Pinball Wizard de la opera rock Tommy tratando de tener entrevistas, una exclusiva, tratando de verlo, sentirlo, tocarlo, Javier llegó a la parte de atrás del camión llevando dos mitades de un sandwich, “¿Alguien quiere un sandwich?” Y en seguida están muy ocupados comiendo sandwiches como para molestarlo con preguntas.

La caminata de Javier Sicilia y su alegre banda (del tipo que evocan imágenes de Robin Hood y compañía) entrando a la gran ciudad desde Morelos puede muy bien detener la guerra contra las drogas. Están aprovechando una opinión pública que ha existido pero que nadie le había dado voz o forma. Soy un creyente. Hemos documentado y reportado todo lo que han hecho y lo seguiremos haciendo hasta el final. Pero observo que están haciendo algo más, tal vez algo más grande que el alguna vez pensado imposible cambio en la política. Nos están enseñando como caminar otra vez: Otra forma de luchar. Sin la polarización y consignas, pero con creatividad y diversión, con un corazón cálido y la cabeza fría. Solo Dios sabe si alguien tiene derecho a despotricar y gritar y golpear con el puño al aire, es alguien que perdió su hijo tan cruelmente tan solo unas semanas atrás. Pero aquí está hoy, en la capital de la nación, entregando sandwiches a los reporteros y policías, dándoles también una oportunidad de redención, de aprender a caminar de nuevo.

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America