<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español July 18, 2018 | Issue #42


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #41
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

La propuesta inédita de la Otra Campaña Zapatista

Respuestas a Raúl Calvo Trenado


Por Rodrigo Ibarra
El Otro México

19 de agosto 2006

La Otra Campaña ha generado un importante cúmulo de discusión en torno al proceso de su construcción y del recorrido hecho por medio México. Mucha de la polémica incitada por algunos intelectuales y periodistas gira en torno al papel del Delegado Zero, el Subcomandante Marcos, y del propio EZLN en el mar de la correlación de fuerzas nacionales.

Es el caso de Guillermo Almeyra, por ejemplo, y ahora de Raúl Calvo Trenado.

En el artículo de este escritor titulado “El zapatismo tras La Otra Campaña”, publicado en el portal “Unidad Anticapitalista” Calvo Trenado hace una crítica severa al EZLN y a La Otra Campaña al afirmar que “El zapatismo está siendo un freno para las vías revolucionarias en México y además permite que el PRD aglutine a gran parte de la izquierda. Mientras las demás organizaciones sociales y políticas antisistema no rompan su dependencia, su cordón umbilical con el EZ, no van a poder avanzar más. El zapatismo fue en su día un importantísimo revulsivo para México pero en la actualidad es una piedra en el camino hacia la liberación en la que se tropieza una y otra vez.”.

A continuación ofrezco una crítica al artículo de Raúl Calvo en la que me propongo ampliar el contexto de los temas propuestos. Desde mi perspectiva como adherente de La Otra Campaña y además como testigo del recorrido realizado por la misma a través de la mitad del país, me parece que el autor en el artículo referido carece de un entendimiento sobre lo fundamental en La Otra Campaña y de ahí proviene su confusión.

Me dirijo al autor:

Don Raúl Calvo Trenado

Sospecho conocerle de vista. Por eso he decidido escribirle. Además porque me gustaría pensar en su trabajo como un esfuerzo por comprender, interpretar y explicar. Deseo exponerle algunos argumentos. En la honesta escucha está la raíz del entendimiento.

  1. Dice usted que es “significativo el silencio que guarda el subcomandante Marcos desde el día de las elecciones presidenciales…”

    No es correcta esta afirmación. Desde el día 3 de julio pasado el subcomandante Marcos ha hecho una serie importante de declaraciones públicas. Cito algunos fragmentos tomados de los textos donde de manera categórica el Subcomandante Marcos habla del fraude electoral.
    1. 3 de julio. Radio insurgente en el DF, donde se da información sobre las elecciones del 2 de julio. El delegado zero transmitiendo un programa más de Radio Insurgente desde el DF, en el espacio compartido por el programa radial Política de Banqueta, del FP-Uníos:

      “Queremos pasar una información que recibió la Comisión Sexta. Según la información habría habido un fraude en las elecciones para presidente de la república. Se había operado en el IFE, Instituto Federal Electoral, en complicidad, o con el patrocinio más bien, de la presidencia de la república.”

      “Nosotros no estamos en la onda electoral, pero por una cuestión ética, moral, como zapatistas, si vemos algo que esta mal pues lo tenemos que decir y lo que estamos viendo es que están haciendo un fraude allá arriba.”
    2. 7 de julio. La Jornada entrevista al Subcomandante Marcos sobre las elecciones del 2 de Julio. En entrevista con La Jornada, el subcomandante Marcos comenta el proceso electoral desde la perspectiva de la otra campaña:

      “Se trata de un fraude operado desde Los Pinos y el comando central del PAN, que pone en crisis la democracia, la legalidad y la supuesta neutralidad del IFE. Aunque nosotros no miramos allá arriba, estamos en la misma situación de cuando se intentó el desafuero de AMLO, independientemente de que no compartimos sus propuestas”.

      “No importa quién votó y por quién; se van a arreglar arriba y todo lo que se gastó en propaganda y en mantener al IFE fue inútil. Después de este proceso tan largo, desgastante y fastidioso para el pueblo, van a decidir los liderazgos de los partidos, el Tribunal Electoral el Poder Judicial de la Federación o la Suprema Corte de Justicia”.“La Otra Campaña no promueve el voto ni el antivoto, sino una forma organizativa.”
    3. 10 de julio. Radio insurgentes desde el DF, con un cuento machista para niños y niñas. El delegado zero transmite Radio insurgentes desde el DF, en colaboración con el programa radial Política de banqueta del FP-Uníos.
    4. 11 de julio. Palabras del delegado zero en Atenco.
    5. 23 de julio. En Atenco. Reunión del delegado zero con el pueblo de Atenco, en donde les platica la historia desde abajo, desde la resistencia, y como va la lucha de la otra por la libertad de los presos y como se da también esa lucha en territorio zapatista.

    Estas intervenciones han sido publicadas en varios sitios de Internet.

    Me sorprende usted, y despabila mi suspicacia, al estar tan bien enterado de una reunión en Querétaro realizada el pasado día 8, contrastando con su ignorancia sobre los acontecimientos que menciono.

    Y como no creo que usted o alguien pueda llamarle “mutismo” a, al menos, cuatro interlocuciones (cinco si contáramos la que usted cita) en un periodo de 43 días, me parece que su conclusión inicial del supuesto –y a la luz de la evidencia, inexistente—silencio como una “constatación de la complicada situación que se le presenta al movimiento zapatista tras el escaso impacto de La Otra” resulta inválida.

  2. El sistema político mexicano, Sr. Calvo, no necesita ayuda de nadie para ser “lesionado”. Él, por sí mismo, está inmerso en una vorágine de autodestrucción. ¿Acaso el clima o, mejor dicho, la tormenta política postelectoral no es un síntoma contundente y a la vez un fruto endógeno del propio sistema?
  3. El triunfo o el fracaso tienen como frontera el espejo de la expectativa proyectada. Es muy común descubrir diferencias en la percepción e interpretación de uno u otro. Habría que hacer un profundo ejercicio hermenéutico para establecer un juicio tal en relación a los esfuerzos de la CND (Convención Nacional Democrática), FZLN (Frente Zapatista de Liberación Nacional), Coordinadoras para la consulta. No lo hago tampoco y por lo tanto declino discutirlo aquí.
  4. Me parece más clara aún la dificultad para el aventurado planteamiento de arraigarle a los esfuerzos de las Juntas de Buen Gobierno y los Caracoles el objetivo de ganar “empuje” hacia la popularidad del zapatismo. Los objetivos son otros y fáciles de corroborar estando en territorio rebelde.
  5. Dice usted que la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y la riqueza de la propuesta desprendida de ésta y, por cierto, materializada ya en el proceso a largo plazo que es La Otra Campaña “llegó demasiado tarde y vacía de propuestas”.

    Sobre su impuntualidad en el calendario de México sabremos más tarde. Le concedo que el tiempo está apretado, justo. Pero soy más optimista que usted y creo que habrá tiempo suficiente para revertir el caos y la inequidad y comparto, junto con varios millones de mexicanos, que otro México es todavía posible. Hoy, además, más posible cada vez. Diga usted que esto no es un argumento sino un acto de fe. Tendrá toda razón. Es un acto de fe arraigado en la esperanza y el amor a una Patria, pero también en la certeza del poder constructivo de los mexicanos.

    Sobre la vacuidad en propuestas le pregunto: ¿Existe vacío en una iniciativa que genera un movimiento social inédito en la riqueza histórica de un país como el nuestro? ¿Existe vacío en unir y comprometer con una causa a cientos de miles de mexicanos? ¿Puede habitar la nulidad en el valor, más que numérico, cualitativo de las personas y los movimientos que se aglutinan hoy mismo en La Otra Campaña?
  6. En este quinto punto de mi comentario, que peca de extenso, llegamos al fundamento que usted no ha comprendido aún. Lo radicalmente innovador del zapatismo y, al mismo tiempo, su aporte a la construcción humanista, está en su renuncia a la soberbia como actitud transformadora o revolucionaria.

    El primer error hermenéutico en que usted cae en su artículo radica en conjugar en pasado cuando habla de La Otra Campaña como si ésta se hubiera agotado. Es clara la Sexta Declaración cuando propone un proceso a mediano y largo plazo, planteado muy por encima del horizonte electoral. La propuesta es en este sentido exitosa pues La Otra Campaña permanece como un proceso vivo y proyectado de manera orgánica en el presente y hacia el futuro.

    La Otra Campaña es un proceso transelectoral, en su primera etapa de apertura de canales para establecer un gran diálogo, un gran coloquio plurívoco –de todas las voces—a través de todo nuestro territorio. Efectivamente, como usted afirma, idealiza al pueblo –al menos a esa parte de él categorizada como de abajo y a la izquierda—e idealiza también –dice usted que tiene “una visión utópica del horizontalismo”—la equidad entre los hombres y las mujeres todos. La equidad como ingrediente indispensable de la dignidad humana. Cada ser humano, cada individuo, cada hombre, cada mujer, como elemento necesario e insustituible para la transformación.

    Usted lo intuye cuando dice que “México no vive en asamblea popular permanente”. Por supuesto que no. Si así fuese no habría habido lugar para el EZLN ni para La Otra Campaña. La Otra va cimentando la edificación de esa gran asamblea permanente como la estructura que da vida a un país. En donde el EZLN es un miembro más que no se constituye como “vanguardia política” precisamente porque es esa arrogancia de vanguardias políticas la que históricamente, en su necesario entronamiento hegemónico, ha subyugado a los pueblos y ha destruido los canales del diálogo con capacidad –con poder—constructivo. El EZLN no le impone al país una visión del mundo, ni una ideología, ni un plan nacional de lucha, por más lucidez teórica o experiencia triunfal que pueda tener. Ellos, los zapatistas, ponen su experiencia, su sabiduría, grande o pequeña, sobre la gran mesa de La Otra como un plato más del enorme buffet, del inmenso tianguis, al que habremos de contribuir todos los mexicanos hombres y mujeres verdaderos, y del que nos habremos de nutrir equitativamente para la construcción de otro México.

    Por eso se le critica a La Otra Campaña de carecer de una propuesta clara (como lo ha hecho también por cierto Guillermo Almeyra, entre otras varias voces, quien, dicho sea de paso, comparte con usted la incomprensión del fundamento). Porque se tiene la visión atávica de una propuesta clara impuesta, ya sea por el peso de su lucidez o de la fuerza, desde una minoría. Se recicla la actitud soberbia de la necesidad de una élite iluminada que haga la luz en medio de la oscuridad de la ignorancia del pueblo y a eso sí le llaman propuesta.

    La Otra Campaña parte pues de la propuesta inédita, cuyo valor la historia habrá de aquilatar, de plantear la transformación como el producto –como fruto y también como multiplicación—de la sabiduría colectiva potencializada y estructurada a través del diálogo en un proceso constructivo y constructor permanente. No hay imposiciones. No hay élite. No hay iluminados e ignorantes. Lo que hay es territorio, tierra fértil. Y en cada mexicano sencillo y humilde una semilla. Sí es cierto, hay unos granos más grandes o más chicos, de diversos colores, gordos y flacos. Pero de la inmensa mayoría de ellos habrá de nacer una mata nueva y de ésta una, dos o hasta tres mazorcas. Esa milpa que se reproduce y nos alimenta es ese otro México que queremos. Y es el único posible.
  7. Ahí le dejo a usted que vea cuál es entonces la piedra, o las piedras, de que usted habla en el camino hacia la liberación. Sí, La Otra Campaña es por vocación un freno a ciertas vía revolucionarías, como las del partido político que dice enarbolarlas institucionalmente, por ejemplo. O las que pretenden un “cambio” de amo bajo un yugo distinto. Es un obstáculo, avizoro insalvable, para la imposición hegemónica de una, cualquiera, ideología excluyente.

Así que, finalmente don Raúl Calvo, ¿cuál es su visión de liberación y libertad? ¿Una en donde los movimientos sociales rompan sus vínculos posibles y luchen atomizados para ser vencidos por el más fuerte, o por el más poderoso? ¿Una en donde la ideología con la que particularmente alguien, (usted, por ejemplo) ve el mundo se imponga y domine excluyendo la enorme diversidad que nos enriquece?

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America