<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español September 23, 2017 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

El candidato a director del FBI cómplice en un “oscuro capítulo” de la historia de EEUU

El ex Fiscal General Adjunto jugó un papel determinante en el encubrimiento de la participación de un informante del Gobierno de los EEUU en una masacre en México


Por Bill Conroy
Especial para The Narco News Bulletin

1 de junio 2013

Se espera que el presidente Barack Obama nomine al ex Fiscal General Adjunto de la época de George W. Bush, James Comey, como el próximo director del FBI, de acuerdo a múltiples medios que han publicado reportes aduladores sobre la supuesta independencia de Comey y su honrado carácter moral.

Según los reportajes, Comey es considerado como una elección ideal debido a que es un republicano que también es admirado por los demócratas por sus principios y posición en contra del programa de vigilancia sin órdenes judiciales de la administración Bush—un programa que aún está altamente clasificado y que fuera adoptado por el gobierno de Bush luego de ser finalmente aceptado por Comey después de algunos cambios técnicos no especificados.

¿Pero realmente es Comey, ahora miembro de la junta directiva del gigante británico HSBC, el hombre ideal para el puesto como lo pintan los medios comerciales? Un tipo siempre enamorado del poder y no tanto de los principios.

HSBC debe pensar lo mismo. El banco trajo a Comey a bordo, lo que le proporciona una compensación anual de unos 190 mil dólares, para mejorar su imagen luego del escándalo por el dinero del mercado ilegal de drogas. A fines del año pasado, el banco recibió un jalón de orejas del Departamento de Justicia de los EEUU (pagando una multa relativamente pequeña comparada con sus miles de millones de dólares en ganancias anuales a cambio de prometer ser buenos ciudadanos en el futuro) pero sólo después de haber admitido que sus subsidiarias estadounidenses y mexicanas servían como máquinas de lavado de dinero para narcotraficantes mexicanos y colombianos.

En marzo pasado, Comey fue contratado para servir en el Comité de Vulnerabilidad de Sistemas Financieros de HSBC—que se supone que ayudará al banco a mejorar su cumplimiento legal. Así que, en cierto sentido, se podría argumentar que Comey está cobrando una tarifa de consultoría que se paga, en parte, a partir del fruto del lavado de dinero de la droga.

Sin embargo, hay una historia mucho más siniestra enterrada en el pasado de la administración pública de Comey que probablemente no se transmita públicamente en nuestra democracia a través de los medios comerciales, ni lo investigará el Congreso, a menos que Narco News, u otra voz independiente similar, traiga la noticia a la luz, una vez más.

Hay pocas probabilidades de que estos hechos sobre el pasado de Comey tengan algún efecto en la aplanadora de relaciones públicas que está despejando el camino para su unción como el próximo director del FBI, sin duda el puesto policial más poderoso de los EEUU y el cual podría ocupar por al menos diez años, mucho más tiempo que el actual presidente, por lo que este tema resuena mucho más allá de la simple política partidista.

En otras palabras, esto realmente importa – incluso si el nombramiento de Comey es un hecho consumado.

Según el ex agente especial de la DEA Sandalio Gonzalez, Comey jugó un papel clave en ayudar a encubrir lo que él describe como “uno de los capítulos más oscuros de la historia de la aplicación de la ley en EEUU.”

El caso al que se refiere González es la Casa de la Muerte—en la que un informante del gobierno de EEUU ayudó, e incluso participó en la tortura y asesinato de una docena de personas, en su mayoría ciudadanos mexicanos, quienes fueron enterrados en el patio trasero de una casa en Ciudad Juárez, México.

Además, debido a las actividades del informante toleradas por el Departamento de Justicia, un agente de la DEA y su familia fueron detenidos en las calles de Juárez por los asesinos de la Casa de la Muerte [policías de la ciudad que trabajaban con la Organización de Juárez], y también casi asesinados—obligando a la DEA a la posterior evacuación de todo su personal en Juárez.

González, indignado por las actividades de este informante y la complicidad de algunos funcionarios de EEUU en su campaña criminal, escribió una carta a su homólogo de la Oficina Inmigración y Control de Aduanas, o ICE, denunciando las actividades del informante y la complicidad de los agentes y fiscales federales en los asesinatos de la Casa de la Muerte. El informante, Guillermo Ramírez Peyró (también conocido como Lalo) estaba bajo supervisión de ICE y la Oficina del Fiscal de los EEUU en Texas—entonces dirigido por Johnny Sutton—mientras Comey era fiscal general adjunto y jefe de Sutton.

De la carta de González del 24 de febrero de 2004 dirigida a la división de ICE en El Paso:

He tenido la oportunidad de digerir lo que han dicho, así como para llevar a cabo una revisión cuidadosa de los datos en este caso. Ahora estoy escribiendo para expresar mi frustración e indignación por el mal manejo de la investigación (de la organización narcotraficante de Vicente Carrillo Fuentes) que ha resultado en la pérdida innecesaria de vidas humanas en la República Mexicana, y ha puesto en peligro la vida de los agentes especiales de la DEA y sus familiares directos asignados a la oficina de la DEA en (Ciudad Juárez), México.

La carta de González llegó hasta el entonces Procurador Sutton, quien en lugar de investigar las graves acusaciones contenidas en la carta, se quejó con sus superiores en la sede del Departamento de Justicia en Washington.

Comey se desempeñó como subprocurador entre 2003-2005. Los asesinatos de la Casa de la Muerte sucedieron entre agosto de 2003 y enero de 2004. Sin embargo, hasta la fecha los medios de comunicación comerciales han permanecido en silencio sobre el subsiguiente encubrimiento orquestado en los más altos niveles del Departamento de Justicia, que ha asegurado que al día de hoy nadie del Departamento haya tenido que rendir cuentas por las muertes—que se llevaron a cabo por un informante que había mantenido al tanto a las autoridades de los EEUU sus asistencia y participación en los asesinatos, incluso antes de que sucedieran.

De una petición de información presentada a través de la Ley de Acceso a la Información (FOIA, por sus siglas en inglés) en 2006 por un profesor de la Universidad de Texas en El Paso:

Entre agosto de 2000 y enero de 2004, Ramírez [el informante] fue enviado a Ciudad Juárez por ICE para diversas misiones y operaciones. Durante ese tiempo, Ramírez presenció y participó en numerosos asesinatos ordenados por Heriberto Santillán Tabares (Santillán), entonces miembro de alto rango del Cártel de Juárez. Las víctimas, los narcotraficantes y los transportistas de drogas, fueron llevados a la casa en la calle Parsioneros 3633 en Ciudad Juárez, torturados para obtener información sobre la ubicación de las drogas o dinero, y luego asesinados.

Después de cada asesinato, Ramírez informó del asesinato de los agentes de ICE. Ramírez también declaró que los agentes de ICE [que estaban trabajando el caso de cerca con el Fiscal del Departamento de Justicia] sabían de antemano que los asesinatos se llevarían a cabo. Por ejemplo, el siguiente intercambio ocurrió durante su testimonio en una audiencia de inmigración que concernía a Ramírez, quien se encuentra actualmente en custodia de los EEUU:

“Lashus [Consejero del gobierno]: ¿Le dijiste a tus funcionarios de ICE que sabías que el Sr. Santillán había ordenado la muerte de las personas asociadas con el cártel?

Ramírez Peyró: Si.

Lashus: ¿Les dijiste justo antes de que ocurriera?

Ramírez Peyró: Sí, varias veces. Por ejemplo, en una ocasión en Chicago, Santillán me habló para que yo pudiera enviar al niño ahí para abrir la casa [de Parsioneros] y yo estaba en Chicago con los agentes de ICE, y sabían porque yo los autorizo para que escuchen mis conversaciones telefónicas. Y además de eso, les dije lo que estaba pasando, y en El Paso [los agentes federales] estaban escuchando mis llamadas telefónicas.

El comandante de la DEA González informó personalmente a los funcionarios del senador Charles Grassley, republicano de Iowa, y al senador Patrick Leahy, demócrata por Vermont, de la matanza en la Casa de la muerte y la complicidad funcionarios del Departamento de Justicia en los asesinatos.

Sin embargo, nadie en el Departamento de Justicia (del que depende la DEA) o el Departamento de Seguridad Nacional (que supervisa ICE) nunca ha sido cuestionado públicamente, bajo juramento, por cualquier miembro del Congreso sobre su papel al permitir al informante, Ramírez Peyró, un ex policía mexicano, para participar en los asesinatos mientras trabajaban en un caso para el Departamento de Justicia—mientras Comey estaba manejando el departamento.

De hecho, la única investigación que se ha fue una interna, conocida como la JAT, llevada a cabo conjuntamente por la DEA y ICE, que hasta la fecha, a pesar de numerosas solicitudes de FOIA presentadas por Narco News que buscan su liberación, permanece enterrada, y sus resultados nunca se hicieron públicos.

La afirmación de que Comey jugó un papel en el encubrimiento de la Casa de la Muerte, a la luz de su candidatura de ser el jefe en el FBI, debería ser un gran problema, dado que uno de los trabajos del FBI es manejar informantes durante las investigaciones penales , y también lidiar con las complejidades y sensibilidades de las operaciones policiales llevadas a cabo en suelo extranjero. Narco News contactó a Comey antes de preguntarle sobre su papel en la Casa de la Muerte, pero se negó a hacer comentarios.

Sin embargo, la afirmación de haber jugado algún papel en el encubrimiento no se basa en una débil teoría conspirativa de seis grados de separación. Hay un largo rastro de papel que ilumina los hechos que ha sido descubierto por Narco News a lo largo del año, pero, de nuevo, ignorado hasta hoy por los medios comerciales ahora aduladores s del inminente nombramiento de Comey como próximo director del FBI.

“La situación es desconcertante, ya que parece que tanto el personal de la Casa Blanca y los medios de comunicación han ignorado los hechos indiscutibles”, dice González. “El encubrimiento de los asesinatos de la Casa de la Muerte es un fiasco total de la articulación de los departamentos de Justicia y Seguridad Nacional, y uno de los capítulos más oscuros de la historia de la aplicación de la ley en EEUU.

“Es irónico que el presidente predique agresivamente la rendición de cuentas en el gobierno mientras propone como director del FBI a la persona [Comey] que dirigió el Departamento de Justicia cuando esos trágicos sucesos tuvieron lugar. La gente se merece algo mejor.”

El rastro de papel

González escribió su carta a ICE a fines de febrero de 2004. Después de que Sutton subiera la carta por la cadena de mando del Departamento de Justicia, la entonces Fiscal General de Justicia Asociada, el 4 de marzo de 2004, respondió con un correo electrónico titulado: “Posible participación de la prensa en el tema del Informante ICE DEA (Juárez).”

Ese correo electrónico fue enviado al jefe del personal del entonces Fiscal General John Ashcroft, David Ayers, a uno de sus consejos, Jeff Taylor, y al entonces Fiscal General Adjunto James B. Comey. La entonces administradora de la DEA, Karen Tandy, también fue copiada en el correo electrónico.

Aunque parte de la información en el correo electrónico, descubierto a través de una solicitud FOIA de Narco News, está censurada, la mayor parte de la información que falta se obtuvo de las fuentes muy confiables Narco News. (En los pasajes siguientes, el texto que se ha censurado es texto entre corchetes.)

Del correo electrónico de O’Neil:

Acabamos de escuchar de Johnny Sutton que el SAC DEA en El Paso [Agente especial a cargo González] escribió una carta bastante larga e inflamatoria al SAC ICE con respecto al “mal manejo de la investigación [de Santillán] que ha dado lugar a la pérdida innecesaria de vidas humanas en la República Mexicana y ha puesto en peligro la vida de (los agentes de la DEA)”. [CENSURADO] y yo vamos a tener una copia de la carta, así como una respuesta de ICE. También hablaré con [Sutton] a las 8 pm (CST) sobre este asunto. (Él estaba conduciendo y no podía hablar largo y tendido.)

Por favor, tenga en cuenta que, de acuerdo con [Sutton], [CENSURADO] ha llegado a obtener una copia de ciertos informes de entrevista del CI [informante confidencial] en la investigación. Los [CENSURADO] Times aparentemente tenían suficiente información para solicitar el informe que afirma que el CI [conocido como “Lalo”] “supervisaba los asesinatos” de ciertos individuos. (Sutton) no estaba seguro de quien estaba hablando, pero desde luego estamos preocupados de que puede haber prensa y puede haber preguntas aquí en DC también…

Al día siguiente, el 5 de marzo, la entonces administradora de la DEA, Karen Tandy envió otro correo electrónico a O’Neil, Ayers, Taylor y Coney (así como otros dentro de la DEA, incluyendo a Michele Leonhart, la actual administradora de la DEAl) – un correo electrónico que más tarde apareció como prueba en un juicio interpuesto por González.

Asunto: Re: Posible participación de la prensa tema informante de la DEA Juárez /

Funcionarios de la sede de la DEA no estaban al tanto de la inexcusable carta de SAC hasta ayer por la tarde—a pesar de que una copia de la carta aterrizó primero en la sección de operaciones extranjeras en algún momento del día anterior. El SAC [González] no le dijo a nadie en la sede que estaba contemplando la posibilidad de dicha carta, y no discutió ni compartió con la sede hasta que recibimos la copia como se señaló anteriormente, mucho después de que se envió.

Le pedí disculpas a Johnny Sutton anoche y estuvimos de acuerdo en no dar comentarios a la prensa.

Mike Furgason, Jefe de Operaciones [de la DEA], anoche notificó al SAC de El Paso que no quiere hablar con la prensa, que es para que se desista de escribir cualquier cosa sobre el asunto de Juárez y casos relacionados y diferir con la gestión conjunta y los equipos de evaluación de amenazas de la sede – y él está muy en transmitir estas instrucciones a el resto de su división de El Paso.

El SAC, que depende de Michele [Leonhart], se presentará la próxima semana para discutir su actuación para posteriormente abordarlo oficialmente.

Así que, en poco más de una semana de la carta del 24 de febrero de González, que denunció al Procurador Sutton y el papel de ICE en los asesinatos de la Casa de la muerte, se había puesto en marcha un encubrimiento, con Comey justo en el centro.

La “gestión conjunta y los equipos de evaluación de amenazas” son los mismos agentes de ICE y de la DEA que prepararon el llamado reporte de JAT (Equipo de Evaluación Conjunta) que inmediatamente fue suprimido antes de completarse en marzo de 2004. El “SAC” que debía haberse abordado para “discusiones de desempeño” era, de hecho, González.

Como parte de esas “discusiones”, González recibió una revisión negativa de su trabajo como represalia por haber escrito la carta de denuncia de la Casa de la Muerte y finalmente fue presionado a retirarse de la DEA. Después presentó una demanda por discriminación en contra del Departamento de Justicia basada, en parte, a la represalia por haber expuesto la complicidad del gobierno de los EEUU en la Casa de la Muerte—lo que llevó a que se cometieran una docena de brutales asesinatos y casi la muerte de un agente de la DEA y su familia. En 2007, el Departamento decidió resolver el caso y les pagó a González y a su abogado 385 mil dólares.

Sin embargo, como parte de ese litigio por discriminación, tanto la ex administradora de la DEA Tandy y la actual Leonhart fueron obligadas a declarar bajo juramento sobre el encubrimiento de la Casa de la Muerte.

A continuación se presentan algunos extractos de los testimonios bajo juramento que prueban que Comey estaba plenamente consciente de los acontecimientos que rodearon los asesinatos de la Casa de la muerte.

Juicio, 4 de diciembre de 2006 – Michele Leonhart interrogada bajo juramento:

OK. Ahora, ¿hubo algún momento en el que la Oficina del Fiscal General, de hecho, el Fiscal General de los Estados Unidos [entonces, John Ashcroft], quería saber lo que estaba pasando con este tema [los asesinatos de la Casa de la Muerte?

R. Sí.

¿Y hubo un plan en marcha con la aprobación reconocida del fiscal general sobre el manejo de la investigación de los eventos que ocurrieron en Ciudad Juárez?

R. Sí. Notificamos al fiscal general de los EEUU y al Fiscal Adjunto [James Comey] de lo que sabíamos y los acontecimientos y preocupaciones. Le dijimos que habíamos hablado con Aduanas [ICE] para hacerles saber lo que habíamos descubierto. Nuestro administradora [entonces Karen Tandy] también se había contactado con la Oficina del Fiscal de EEUU [Sutton en San Antonio], y pensamos que lo mejor que podríamos hacer es juntar a las agencias, poner a un equipo de investigación independiente para que encontrara los hechos porque la persona con la que yo estaba hablando dijo que tenía un conjunto distinto de hechos y no lo veía igual que nosotros.[El subrayado es mío.]

Una vez más, el equipo de investigación independiente produjo el informe interno JAT, que fue enterrado por el Departamento de Justicia y el de Seguridad Nacional como parte del encubrimiento de la Casa de la Muerte.

A continuación algunos extractos de la deposición del la entonces administradora de la DEA Tandy del 23 de agosto de 2005, en el litigio de discriminación de González, que fue presentado en un tribunal federal en Miami. Tandy es interrogada por el abogado del agente de la DEA González, Richard Díaz.

Díaz: En base a su recuerdo de la carta, ¿cree usted que todo lo que el Sr. González escribió entonces [febrero 24, 2004] era falso?

Tandy: No tengo lo recuerdo de alguna forma. Fue un juicio tan colosalmente pobre y fatal por parte de Sandy [González], el meterse en medio de lo que él sabía era un proceso delicado y constante para lidiar con estos temas.

Díaz: ¿Estaba usted al tanto de las cuestiones que se plantearon en la carta [que incluía la presunta complicidad de agentes de la ICE, los fiscales de Estados Unidos y un informante de EEUU en el asesinato en masa] antes de conocer la carta [de González] misma?

Tandy: Por supuesto. Yo ya había informado a la Procuraduría General [Ashcroft] y al Vice Fiscal [Comey] sobre los problemas de fondo con el manejo de ICE de este informante, además de la AUSA [Fielden, quien trabajó bajo Sutton y fue el fiscal federal que supervisa directamente el caso de la Casa de la Muerte]. [El subrayado es mío.]

[Recordemos: Tandy envió un correo electrónico el 5 de marzo de 2004 a una serie de funcionarios de alto rango del Departamento de Justicia—incluyendo Comey—respecto de la carta de González, lo que indica que hacía poco se había dado cuenta de ello. En el e-mail, Tandy describe la carta de González como “inexcusable” e indica que “pidió disculpas a Johnny Sutton… y él y yo estuvimos de acuerdo en no dar comentarios a la prensa.”]

Enterrando a los muertos

Y para aquellos que todavía podrían tener algunas dudas sobre el encubrimiento que fue parte de la Casa de la Muerte, considere los siguientes hechos que tuvieron lugar después de que González fuera silenciado junto con su carta y el informe de JAT, todo enterrado en 2004.

• El Fiscal de los EEUU Johnny Sutton en San Antonio, Texas, anunció en abril de 2005 que su oficina llegó a un acuerdo con Heriberto Santillán Tabares, quien los fiscales estadounidenses dijeron era un lugarteniente de la organización de Juárez de Vicente Carrillo Fuentes, y que empleara a Ramírez Peyró (el informante del gobierno de EEUU) para supervisar la Casa de la Muerte en Juárez, incluyendo asegurarse que los cuerpos fueran enterrados.

Santillán había sido acusado de contrabando de cocaína y marihuana junto con cinco cargos de asesinato. Su caso fue programado para ir a juicio en mayo de 2005 en la corte federal de distrito en San Antonio.

El acuerdo judicial culminó más de un año de esfuerzo en ese momento por los fiscales del Departamento de Justicia y los funcionarios del ICE para mantener una tapa sobre la complicidad del gobierno de EEUU en varios asesinatos en la ciudad fronteriza mexicana de Ciudad Juárez. El caso Santillán fue investigado por agentes federales bajo la jurisdicción de Sutton, que era parte de la administración Bush. Sutton, ex coordinador político para el equipo de transición de Bush-Cheney, sirvió como el director de Política de Justicia Penal entre 1995-2000 del entonces gobernador George W. Bush.

Bajo el acuerdo con la fiscalía, Santillán fue condenado a 25 años de prisión por “la realización de una empresa criminal”, según la oficina de Sutton. Sin embargo, todos los cargos de asesinato en su contra fueron retirados.

Una lectura optimista del acuerdo con la fiscalía expone un racismo cruel que estaba en juego en este caso. En otras palabras, debido a que las víctimas de homicidio eran ciudadanos mexicanos, los cargos de asesinato eran prescindibles, sobre todo si el evitar el enjuiciamiento—evitando así que hechos vergonzosos fueran públicos—ayudaría a proteger la carrera de los agentes de la ley de Estados Unidos.

• El 12 de febrero de 2004, casi un mes después de la detención de Santillán y el descubrimiento de las víctimas de la Casa de la muerte, el informante de ICE Ramírez Peyró viajó a la oficina del Consulado General de México en Dallas, Texas, para presentar una declaración a un representante de la oficina del Procurador General de la República mexicana.

Como parte de esa declaración, Ramírez Peyró describió una doble ejecución en la que jugó un papel participativo—esto fue después de que le dijo a los agentes del ICE sobre su participación en el primer asesinato en la Casa de la muerte a principios de agosto 2003:

Otra ejecución que recuerdo fue el 23 de noviembre de 2003. La policía municipal de Ciudad Juárez se apoderó de 70 kilogramos de marihuana pertenecientes al comandante Miguel Loya [de la policía estatal mexicana] que iba a ser transportado a través del Puente Libre en Ciudad Juárez. Este ataque causó la muerte del “Paisa” y “El Chapo” porque Santillán me ordenó que llevara a estas mulas a reunirse con él en la pequeña casa de Parsioneros [la Casa de la muerte].

En julio de 2009, Ramírez Peyró también describe en detalle los mismos asesinatos durante una entrevista grabada con Narco News que salió al aire en el show Testigo Experto de Mike Levine en Pacifica Radio en la ciudad de Nueva York.

Lo que sigue es un extracto de la entrevista:

Llamé a Santilllan… y me dijo que por qué no iba a la casa sólo para hablar. Así que le dije bien y nos fuimos a la casa y luego Santillán llegó, y luego otros 15 agentes de la policía estatal, entre ellos el Comandante [Miguel] Loya [comandante de la policía del estado mexicano que trabajó como matón de Santillán].

Así que… le explico a estos chicos [Paisa y Chapo] la situación que ya les dije, que no se metan con nosotros [la organización de VCF]. Si no sienten respeto por mí, deberían respetar a la organización porque detrás de mí había un gran equipo de personas y estaban jugando con todos nosotros.

...Mientras tanto, el comandante Loya viene por sus credenciales y se marchó a la cocina y empieza a dar sus nombres en varios canales, y luego Santillán repite básicamente lo que le dije a ellos y luego el Comandante Loya repite de nuevo, y en algún momento dijo: “... Es necesario cubrir sus cabezas. Sólo súbanse las camisas arriba de la cabeza”.

Así lo hicieron, y él los agarró por el cuello y los puso boca abajo en el suelo. Les empezaron a poner una especie de cinta alrededor de su cabeza, pero uno de ellos comenzó a hacer ruido, así que el Comandante Loya le hizo señas a alguien [uno de los otros policías estatales] para que le diera una pistola con silenciador, así que le disparó a este hombre. Y este otro, oyó los disparos y también comenzó a hacer ruido, por lo que le disparó también./

Después de llevar al Paisa y al Chapo a la Casa de la Muerte en la calle Parsioneros de Juárez, a petición de Santillán, el informante se mantuvo en la casa y amenazó a las víctimas justo antes de que los dos fueran asesinados por un comandante de la policía estatal, mientras que otros 14 policías estatales estaban presentes—uno le entregó al comandante Loya una pistola con silenciador para llevar a cabo los asesinatos a sangre fría.

Los asesinatos del Paisa y el Chapo marcan el segundo y tercer asesinato conocido llevado a cabo en la Casa de la Muerte en la que Ramírez Peyró jugó un papel directo—ya sea mediante la supervisión del asesinato, como en el caso del abogado mexicano Fernando Reyes, o mediante la entrega de las víctimas a sus asesinos, como en el caso de Paisa y Chapo.

En ambos casos, Ramírez Peyró afirma que informó a sus controladores de ICE, que estaban trabajando en el caso bajo la dirección de los fiscales del Departamento de Justicia, sobre su papel en los asesinatos.

A raíz de la desintegración de la Casa de la Muerte, Ramírez Peyró fue detenido por agentes federales y pasó casi seis años tras las rejas, la mayoría en régimen de aislamiento, luchando contra el intento del Departamento de Seguridad Nacional por deportarlo a México a una muerte segura a manos de los narcotraficantes que traicionó.

La liberación de Ramírez Peyró de la cárcel en abril de 2010 se produjo sólo después de haber ganado una victoria judicial crucial. Después de fallar en contra de Ramírez Peyró en varias decisiones anteriores, la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA) a finales de marzo 2010, finalmente cayó de su lado, afirmando que “se ha demostrado que es probable que sería torturado a su regreso a México, ya sea directamente por agentes del gobierno o indirectamente por agentes del gobierno entregándolo al cartel”.

Ramírez Peyró ahora está viviendo en la clandestinidad en los EEUU, tal vez en un barrio cercano a ti.

• En junio de 2005, Narco News envió una solicitud FOIA a ICE, poco después de que agentes del ICE hicieron visitas amenazantes a la casa y lugar de trabajo (otro periódico que no tiene nada que ver con Narco News o su cobertura de la Casa de la Muerte) de este periodista.

Durante las visitas a mi casa y lugar de trabajo, los agentes de ICE fueron muy ambiguos sobre su objetivo, afirmando que sólo querían saber mi “fuente”. También amenazaron para obtener una citación del fiscal Sutton si no cooperaba. Aún así, me negué a revelar mis fuentes sobre cualquier tema.

Los agentes del ICE visitaron mi casa y lugar de trabajo el 23 de mayo y 24 de mayo, respectivamente. Las visitas se produjeron cuando Narco News estaba en medio de su cobertura de la Casa de la Muerte. Entre el 23 de marzo y 05 de mayo de 2005, Narco News publicó una serie de cinco historias que por primera vez expusieron el papel del entonces Fiscal Johnny Sutton en el encubrimiento de los asesinatos en masa en la Casa de la muerte y sus esfuerzos (y los de otras personas dentro del Departamento de Justicia) de tomar represalias en contra de la cabeza de la división de la DEA que hizo la denuncia en ese encubrimiento. (Ese comandante de la DEA, González, se desempeñó como Agente Especial a Cargo de la Oficina Local de la DEA de El Paso de en el momento de los asesinatos de la Casa de la muerte y el posterior encubrimiento del gobierno del papel del informante pagado de ICE en los homicidios.)

Por años, ICE bloqueó las peticiones FOIA de Narco News que buscaban encontrar registros de la razón por la que agentes de ICE hicieron visitas intimidatorias hasta que finalmente fuera forzado a liberar algunos documentos en el 2010.

Un análisis de los documentos de FOIA muestran que los agentes intimidantes trabajaban para la Oficina de Responsabilidad Profesional de ICE (OPR, o también conocida como asuntos internos), que, como una escena de Alicia en el país de las maravillas, resulta ser la misma unidad que se encargó de investigar las acciones intimidatorias de los agentes contra Narco News.

Por lo tanto, ICE OPR esencialmente se investigó a sí mismo.

De los registros FOIA:

El 4 de junio de 2007 [en ese punto, dos años después de que la llamada investigación fuera abierta, los investigadores de ORP] entrevistaron a [nombre borrado] AEAC [Agente Especial Asistente a Cargo], ORP, San Antonio, Tx… Fue cuestionado con respecto a su conocimiento de las acciones llevadas a cabo [por los agentes ICE/ORP] en conexión con su contacto con el reportero Bill Conroy durante mayo de 2005.

...La investigación indica que [los agentes ICE ORP] contactaron al reportero Conroy para el avance de una investigación oficial llevada a cabo por la Oficina de ORP en San Antonio [la misma ciudad sede del entonces Fiscal, Johnny Sutton] y en cumplimiento de una instrucción hecha por [nombre borrado]. Esta investigación está cerrada.

Al menos una valiente congresista en el momento tuvo el valor de llamar a la dirección del DOJ y el DHS sobre la intimidación dirigida contra Narco News. Por desgracia, ese tipo de coraje en Washington es a menudo recompensado con burla y ostracismo—y la congresista finalmente tuvo que pagar el precio por su tendencia a hablar de las verdades del poder y finalmente fue sacada de su cargo.

De una carta escrita por la congresista y dirigida a altos funcionarios del DOJ y el DHS:

29 de junio 2005

El Honorable Michael Chertoff, Secretario del Departamento de Seguridad Nacional de EEUU 
 Washington, DC 20528

Fiscal General Alberto R. González Departamento de Justicia de EEUU 
 950 Pennsylvania Avenue, NW Washington, DC 20530-0001

Estimado Secretario Chertoff y general González:

El reciente comportamiento de los agentes del Departamento de Seguridad Nacional / Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de EEUU—que actúan en la jurisdicción del Fiscal de EEUU Johnny Sutton—constituye una violación del derecho constitucional de la libertad de expresión.

Les escribo para que detengan este tipo de actividad escandalosa en cada uno de sus departamentos y de adopten medidas para prevenir que en el futuro se repitan tales actos.

...En particular, general González, le dirijo esta carta porque aquí en el Congreso muchos han levantado las cejas por la confluencia de hechos que demuestran que el Sr. Conroy, como periodista, ha informado una serie de historias que involucran al caso de la “Casa de la Muerte ” de Ciudad Juárez, México, en el que un informante encubierto en el proceso de tratar de hacer un caso de drogas para la oficina del Fiscal de EEUU Johnny Sutton, presuntamente cometió numerosos homicidios mientras estaba bajo la protección de esa oficina…

Cynthia McKinney Representante de EEUU, Cuarto Distrito – Georgia

CC: Michael J. Garcia Subsecretario de Inmigración y Control de Aduanas 
 425 I St., NW 
 Washington, DC, 20536

Si usted, amable lector, sabe del caso de la Casa de la Muerte, pero no son conscientes de la magnitud del encubrimiento—ni el hecho de que pasó por los más altos niveles del Departamento de Justicia, incluyendo a Comey, quien es ahora , de acuerdo a varios reportes de los medios comerciales, el próximo director del FBI—es porque sólo ha leído reportajes del caso de los medios comerciales destinados a sanear y desaparecer el encubrimiento. Y es que los mismos medios de comunicación comerciales que ahora está tratando de fabricar el consentimiento para que el Congreso apruebe rápidamente la asignación de Comey para el máximo cargo del FBI.

Desafortunadamente, no podemos esperar que el Congreso o los medios de comunicación comerciales hagan algo para profundizar en el papel de Comey en la Casa de la Muerte, o para forzar la publicación del informe de JAT largamente enterrado, porque hasta la fecha en lo esencial, han ayudado con el encubrimiento.

E igualmente, el gobierno de Obama, ya que ha nominado oficialmente a Comey, no tendrá ningún incentivo político para airear trapos sucios de su propio candidato en los asesinatos masivos de la Casa de la Muerte.

Así que parece que la suerte está echada, y nosotros como nación, probablemente pondremos a un hombre en uno de los cargos más poderosos de la nación, una posición en la que todos los días va a hablar sobre los derechos civiles, y la vida y la muerte, sin investigar su propio papel en lo que el ex agente especial de la DEA González describió como uno de “los capítulos más oscuros de la historia de la aplicación de la ley en los EEUU.”

Esa misma historia demuestra, una y otra vez, que un pueblo tiene el gobierno que se merece. Por lo tanto, nosotros—nosotros, queridos lectores—somos la última esperanza para la nación. Nuestros medios de comunicación, el Congreso, incluso nuestro presidente, puede permanecer en silencio ante la injusticia si nosotros, el pueblo, hacemos lo mismo.

Permanezcan en sintonía…

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America