<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español October 23, 2017 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

El organizador Renny Cushing usó el poder de la comunidad para terminar con las plantas de energía nuclear

La Alianza Clamshell marcó el límite que la industria de energía nuclear hasta ahora no ha podido pasar


Por Felicity Clarke
Escuela de Periodismo Auténtico, Generación 2013

14 de mayo 2013

Renny Cushing se sienta en su silla, cruza las piernas y sonríe afablemente mientras los estudiantes de la Escuela de Periodismo Auténtico se arrastran en el pasto a su alrededor para instalar el equipo de sonido para una entrevista con este veterano de la organización comunitaria.


Renny Cushing, usando la camiseta No Nukes (“No a las plantas de energía nuclear”) que usó hace 37 años mientras organizaba en su pequeño pueblo de Seabrook en contra de la planta de energía nuclear, conduciendo una sesión plenaria en la Escuela de Periodismo Auténtico 2013. DR 2013 Rodrigo Jardon.
La Escuela, que entrena a periodistas y organizadores de movimientos sociales en las estrategias y tácticas que buscan para cambiar el mundo, este año celebró su décimo aniversario entre el 17 y 27 de abril, en un pequeño campus en México.

El fundador de la Escuela de Periodismo Auténtico y director general de Narco News, Al Giordano, tiene claro el porqué su amigo y modelo de organizador comunitario, Cushing, es un profesor regular en la Escuela.

“La gente tiene dificultades al comprender lo que la organización comunitaria es y él es una de las mejores personas para explicarlo. La gente puede aprender de su historia,” dice Giordano.

Como una de las figuras clave de la Alianza Clamshell a finales de los setenta y principios de los ochenta, Cushing fue eficaz al organizar un movimiento que tuvo un papel importante en detener la construcción de nuevos proyectos de energía nuclear en los Estados Unidos durante décadas.

A través del uso de múltiples estrategias, tácticas y actividades, en particular la ocupación masiva de la construcción de plantas de energía nuclear en Seabrook, New Hampshire en abril de 1977—en donde hubo 1,414 detenidos—y la protesta original (y exitosa) en Wall Street en 1979, el movimiento antinuclear asimiló las preocupaciones locales y el sentimiento nacional para lograr un cambio real.

Rápidamente, la Alianza Clamshell se convirtió en una fuerza nacional, e incluso internacional, en el movimiento anti nuclear. Pero el origen de la red y el foco central de la organización fue alrededor de la pequeña comunidad de Seabrook en la costa de New Hampshire. En 1968, se hizo pública la propuesta de una planta de energía nuclear en la ciudad de Seabrook. En ese momento, un joven rebelde Cushing estaba en la escuela preparatoria local haciendo sus primeras incursiones en la acción política y la organización. Recuerda, “trataba de desafiar a la administración sobre la forma en que la preparatoria se manejaba… produciendo boletines alternativos y encabezando una manifestación en contra del código de vestimenta, entre otras cosas.” También llevó al consejo escolar a los tribunales por expulsarlo de la escuela por sus patillas.

Como muchos jóvenes de la época, la guerra de Vietnam fue un catalizador importante en su despertar político. “Mi primo Ralphy volvió con muñones en lugar de piernas”, recuerda. “Eso me dio la razón para pensar en lo que ha sido nuestra política exterior de los EEUU y mi responsabilidad.”


Renny Cushing, de 24 años, entrando a la construcción de la planta de Seabrook a través de las vías de tren con un grupo de 18 habitantes de New Hampshire entrenados en desobediencia civil no violenta. Foto: D.R. 1976 Lionel DelVingne.
Cushing advirtió el pequeño anuncio en el diario de New Hampshire sobre la planta de energía nuclear que apareció en 1968, y se unió a la incipiente Liga Anti Contaminación de la Costa. Sin embargo, atendiendo el llamado de su espíritu aventurero, pronto dejó su escuela y casa para “educarse.” Viajó, recogió uvas en California, naranjas en Florida y limpió la basura de Atlanta, y luego fue a México a aprender español.

Fue ahí en donde se enteró de la muerte del presidente marxista chileno Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973. Sentado alrededor de una pequeña radio de transistores, Cushing recuerda que sus compañeros mexicanos dijeron, “Siempre que hay un hombre que trata de ayudar a los pobres, ¡lo matan!”

“Fue la primera vez que experimenté una sensación de vergüenza, pero no sólo eso, también de responsabilidad.” Agrega Cushing. “Sabía que vivía en los Estados Unidos. Yo era de ahí; tenía una razón para enfrentar a mi gobierno. Así que después de eso, tomé la decisión consciente de volver a New Hampshire y vivir la revolución.”

El frente de lucha en casa

De regreso a su ciudad natal en la década de 1970, la consternación y preocupación por la planta nuclear proyectada crecía. Así Cushing reanudó su participación en La Liga Anti Contaminación de la Costa y también se unió a la Alianza del Estado del Granito—una red estatal de grupos progresistas—y se conectó con gente que estaba en contra de proyectos nucleares en la región de Nueva Inglaterra.

Mientras Cushing y otros organizadores alertaban a los habitantes de Seabrook sobre los problemas ambientales y económicos directos que la planta nuclear traería, y mientras se celebraba la primera manifestación contra la planta nuclear, la oposición al proyecto crecía. En la reunión anual de la ciudad, la gente del pueblo votó en contra de la planta. Sin embargo, a pesar de la clara y probada oposición democrática, en julio de 1976 la Comisión Reguladora Nuclear de los EEUU aprobó la licencia de obras para la central nuclear de Seabrook.

En respuesta a esta flagrante violación de la voluntad de la población local, la red de la oposición—pronto conocida como la Alianza Clamshell, en referencia a las arenas de la costa donde se encuentran las almejas y que fueron amenazadas por la extracción de agua caliente por parte dela planta—organizó la primer ocupación del sitio de Seabrook en un intento de bloquear sin violencia la construcción. El 1 de agosto de 1976, 18 personas fueron detenidas, entre ellas Cushing y su ahora esposa Kristie Conrad.

En esta primera ocupación, la Alianza conscientemente limitó la acción a la población local en una medida que establecía y reflejaba el tono de las principales preocupaciones de los grupos principales del movimiento:
El enraizamiento del movimiento en la comunidad local y rendir homenaje a las preocupaciones de las personas más directamente afectadas por el proyecto.

Cushing, que vive en un pequeño pueblo de New Hampshire hoy día, cree que originar y centrar un movimiento en el territorio afectado, en este caso alrededor de la mesa de la cocina, es la estrategia más efectiva. “Creo que realmente es la única manera de que el cambio se logre”, explica.

Acción colectiva

Como organizador, Cushing hace hincapié en la importancia de diferir y respetar a los residentes locales: “Honra a tu tradición local, honra a las personas cuyas vidas se ven afectadas directamente porque en última instancia son las personas cuyas vidas se ven afectadas directamente las que van a defender más eficazmente la causa.”

El apoyo de los residentes locales fue esencial para lo que posiblemente fue el evento más importante en la historia de la Alianza: La ocupación masiva de 2.000 personas de la obra de Seabrook, el 30 de abril de 1977. Un total de 1,414 personas fueron detenidas, uno de los mayores arrestos masivos en la historia de EEUU, catapultando a la Alianza Clamshell y al movimiento anti nuclear en el centro de atención nacional e internacional.

Recordando la organización que precedió a ese acontecimiento histórico, Cushing dice: “Estábamos haciendo algo que realmente nunca se había hecho antes, así que tenía que pensar en lo que era… Nos reuníamos con regularidad, y estábamos trabajando cada día para prepararnos y hacer todo lo necesario. Estábamos tratando de construir una infraestructura.”


Cushing en la ocupación de Seabrook en 1977 cuando fue uno de los 1414 detenidos.
Mientras la red de grupos afines a la Alianza fueron los responsables de diferentes aspectos de las actividades de movimiento, un pequeño grupo de seis personas se encargó de la logística de organizar a la gran ocupación de 2000 personas en una zona principalmente rural. Entre muchas otras cosas, esto implicaba obtener el apoyo de los habitantes locales que ofrecían sus tierras para acampar y sus casas como posibles refugios; prepararlos para las posibles consecuencias negativas; contactar a las fuerzas locales del orden público; la creación de mapas y guías para los ocupantes; la distribución de bandas para identificar a los participantes; la creación de planes de contingencia para el suministro de agua; y pensar en una estrategia para la basura.

Esta atención a los detalles, pensar y planificar para cualquier eventualidad, es organizar en el sentido más verdadero de la palabra, y fue esencial para el éxito de ese momento crucial en el movimiento Clamshell.

Luchando contra Goliat

Uno de los atributos que marca Cushing como organizador es su habilidad para comunicar los diferentes aspectos de la amenaza de un proyecto, conectando la vida de los ciudadanos anteriormente indiferentes.

Al Giordano, que a los 17 años llegó de Nueva York para participar en la ocupación de Seabrook en 1977 y se mantuvo cerca en el movimiento, destaca esta cualidad diciendo: “Renny tenía el talento para cambiar el idioma de la lucha con el fin de demostrar que esta planta causaba el alza en los servicios y cada mes quitaba la comida de sus bocas y el dinero de sus manos. Este era el tipo de énfasis que convencía a la gente que no estaba realmente preocupada por el ambiente o con los accidentes nucleares porque en sus propias vidas las presiones tan sólo para sobrevivir eran muy grandes, es difícil concentrarse en cosas tan efímeras”.

Tras la votación ignorada de la comunidad de Seabrook sobre la central nuclear, la Alianza Clamshell organizó votaciones en 20 pueblos de los alrededores sobre si apoyaban el derecho de autonomía de Seabrook. De esta manera, la lucha se tradujo en un tema de democracia local, incitando a que las comunidades locales para estén en solidaridad.

Estos esfuerzos reflejan la profundidad de la investigación que involucraban la creación de un movimiento eficaz y dinámico, que Cushing identifica como importante para romper lo que generalmente es la fuerza de Goliat contra la que un movimiento social lucha.

“Nos fijamos en que lo que no era más que un monolito,” dice, “y tratamos de ver cuáles eran las fuerzas [detrás de la construcción de la planta] y ver donde estas fuerzas podrían ser socavadas.”

Se necesitaban estrategias y tácticas dirigidas a las diferentes entidades gubernamentales y organizaciones de apoyo a la construcción de la planta nuclear.

“Hubo muchas actividades diferentes y simultáneas y parte de ellas fueron consecutivas para ser complementarias y para construir sobre algo que pasó antes”, dijo Cushing.

Sosteniendo plantones en los bancos de la región, siguiendo y participando lo más posible en el proceso regulatorio, enseñando a personas en cada casa los distintos daños de la energía nuclear, teniendo una clara estrategia de comunicación y comité de medios, fueron las distintas actividades del movimiento Clamshell.

Cushing y sus colegas animaban a la gente a participar, ya sea escribiendo una carta a un periódico local, llegando a votar a una reunión de la ciudad, asistiendo a reuniones de Clamshell, firmando peticiones o asistiendo a manifestaciones alternativas.

“Hubo distintos tipos de acontecimientos que condujeron a un mitin y tratamos de diseñar las actividades que permitieron distintas cosas,” recuerda Cushing. “Cuando teníamos una acción de resistencia civil siempre teníamos cerca un mitin legal, para que la gente que podía reunirse públicamente representar a la gente que no iba y pudiera participar en la resistencia civil. Estaban ahí como apoyo y como plataforma.”

Desarmado con Humor

Una gran parte de lo que inspiró a la gente a participar en la acción colectiva en contra de la planta de energía de Seabrook fue el humor y la diversión, y Renny, cuyo carácter jovial brilla desde que lo conoces, fue un defensor clave al emplear el humor como parte de la estrategia.

“Él siempre ha tenido ese talento para el uso de lagunas en las leyes para que su adversario actúe ridículamente, de una manera que inspire y haga reír a la gente y no tener tanto miedo del adversario nunca más”, dice Giordano. “Y hace que el adversario nos tenga un poco más de miedo. Él hace que el ser arrestado sea divertido”.

Cuando Cushing y Giordano fueron detenidos en la ocupación de Wall Street de 1979, el propio Cushing se identificó ante la policía como el entonces gobernador de New Hampshire Meldrim Thompson (cuando no se presentó para el juicio, se dictó una orden de detención contra el gobernador). Cushing también apuntó a las armerías de la Guardia Nacional, donde se mantuvo a los que fueron detenidos en la ocupación de 1977, para celebrar ahí un baile conmemorativo al año siguiente.

“Hay que divertirse para que algo sea sostenible”, dice Cushing “, y en cierto modo, el trabajo es tan grave y los problemas de fondo son tan graves que a veces se necesita un poco de humor para evitar que te consumas y te abrumes por la seriedad de la causa en la que está comprometido”.

También es un arma eficaz, dice: “El humor puede realmente ayudar a desmitificar a tu oponente.”

Pero la esencia de la organización comunitaria es la creación de conexiones y unidad de las personas. Cushing es un verdadero experto en esto, tratar a todos los que conoce de forma gentil, y con atenta consideración. En la organización, esta atención es vital.

“Realmente está hablando con una persona a la vez y compartir con otras personas la conversación, por lo que comienza con una sensación de seguridad y la forma de interactuar con una persona”, dice.

“Al hacer este tipo de trabajo”, Cushing añade, “se basa en una enorme cantidad de confianza. Si vas a cambiar el mundo, tienes que confiar en que los demás lo hagan contigo”.

Giordano, quien se inspiró en la organización a través de su experiencia con la Alianza Clamshell, habla muy bien de la capacidad de Cushing de ganar y generar confianza. “Presta atención a los detalles y cultiva sus amistades y alianzas a más largo plazo”, dice Giordano. “Eso es parte del trabajo de uno de los organizadores: hacer que la gente entienda que son importantes para ti.”

Después de una serie de actividades no violentas, ocupaciones y comunicación estratégica, la Alianza Clamshell debilitó el apoyo a la energía nuclear en la industria de la inversión financiera y construyó una fuerte oposición contra la energía nuclear entre la población. La propia central nuclear de Seabrook siguió adelante, pero se redujo a la mitad del tamaño original. Desde entonces, ningún otro proyecto nuclear comercial se ha completado en los EEUU.

Hasta el día de hoy, Cushing continúa organizando, conduciendo un movimiento de familiares de víctimas de homicidio en contra de la pena de muerte luego de que su padre fuera asesinado en su casa en 1988. También es miembro por tres años del Congreso de New Hampshire.

Hablando en las sombras de un mediodía de México en la Escuela de Periodismo Auténtico, Cushing ofrece este corto y simple consejo sobre cómo ser un organizador comunitario exitoso y efectivo: “Sé humilde. Sé comprometido. Sé paciente. Sé inclusivo. Escucha bien. Sé valiente.”

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America