<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español September 2, 2014 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

¿Acaso los legisladores están protestando suficiente sobre el escándalo ATA Rápido y Furioso?

El Congreso continua ignorando el encubrimiento de La Casa de la Muerte que se dio durante la administración de Bush


Por Bill Conroy
Via the Narcosphere

25 de julio 2011

La hipocresía de nuestros líderes políticos no es para nosotros atole con el dedo, pero rara vez es un acto tan descarado de su doble cara y que además es ignorado por nuestros medios masivos de comunicación. Éste ha sido el caso de la interminable epopeya y escándalo de Rápido y Furioso de ATA (Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de EUA)- en la que se acusa a ésta Agencia Federal de permitir a los criminales introducir armas a México.

Entre los más grandes críticos de la operación fallida de ATA está el senador Charles Grassley, R-Iowa. La persecución intensa del escándalo de Rápido y Furioso, junto con aquella de su homólogo de casa, Darrell Issa, R-California, ha llevado a los congresistas a poner atención al asunto y a una lluvia de noticias desatada por encabezados de Fox News tales como “Los escándalos de ATA amenazan con despedir a funcionarios de alto rango de la administración de Obama.” El tema en común con esta hiperventilación causada por la cobertura mediática es que Eric Holder, el Ministro de Justicia del Presidente Barack Obama, está orquestando un enorme encubrimiento y obstruyendo la búsqueda de Grassley e Issa por la verdad detrás de Rápido y Furioso.

Y la verdad, tal como Grassley e Issa describen en una carta envíada a Holder el 5 de julio, es la siguiente:

La evidencia que hemos reunido abre la inquietante posibilidad de que el Departamento de Justicia no solamente le ha permitido a los criminales traficar armas, sino de que el dinero de los impuestos de los contribuyentes haya estado financiándolas al involucrarse en semejantes actividades.

La carta de Grassley e Issa asienta un punto en el que ATA aparece, como mínimo, estar defendiendo “una política que pone la fabricación de un caso importante antes de frenar a los criminales conocidos de obtener armas”. La meta de Rápido y Furioso era supuestamente permitir el tráfico de armas por la frontera con el fin de seguir los casos y hacer frente contra los capos del tráfico de armas.

Pero aunque la operación Rápido y Furioso aparente haber sido un gran fracaso- una vez que las armas cruzan la frontera, casi siempre se vuelve imposible seguir su rastro- no es la primera vez que una agencia del gobierno de EUA ha contribuido al índice de homicidios en la Guerra mexicana contra las drogas.

Así que el escándalo de Grassley e Issa, y el golpeteo de pecho de la prensa que lo secundó, parece un poco artificial debido a su tiempo y selectividad.

Para llegar al grano: Ninguno de estos políticos está queriendo infligir una herida mortal en la administración Obama. Al colgar a los albatros de Rápido y Furioso del cuello de Obama se han tomado la molestia de expresar una preocupación pública sobre el continuo encubrimiento de La Casa de la Muerte- en la que un informante en la nómina del gobierno de los EUA tenía permitido ayudar con múltiples homicidios en México, todo para que el Departamento de Justicia, bajo un presidente Republicano, pudiera construir “un gran caso” en contra de un cártel del narcotráfico.

La “operación” de La Casa de la Muerte resultó en al menos una docena de homicidios en Juárez, México, entre agosto de 2003 y mediados de enero de 2004 con la ayuda de un informante en la nómina de la Agencia de Inmigración y Aduana (ICE por sus siglas en inglés). Funcionarios de altos mandos tanto del Departamento de Justicia y del ICE (que es parte del Departamento de Seguridad Nacional) aprobaron el uso constante del informante aún después de que se dieron cuenta de su participación en el comienzo de la tortura/asesinato de la La Casa de la Muerte.

Los cuerpos de las víctimas fueron encontrados tiempo después en fosas en el patio trasero de una casa en Juárez después de que un agente de la DEA (Administración del Cumplimiento de Leyes contra las Drogas) y su familia apenas pudieron escapar de un viaje forzado a esta Casa de la Muerte.

Entre los oficiales de alto mando de la administración de Bush que sabían sobre las actividades homicidas de este informante estaban el Procurador General John Ashcroft y la Administradora de la DEA Karen Tandy.

Después de que el agente especial de la DEA dio el pitazo sobre el papel del informante en la matanza vía un memorándum interno que llegó a la oficina del Procurador de EUA de aquel entonces Johnny Sutton, (viejo amigo y asociado del entonces presidente George Bush), Tandy entró en acción ante la petición de Sutton.

El 5 de marzo de 2004, Tandy la Administradora de la DEA, envió un correo electrónico a altos mandos miembros del Departamento de Justicia, incluyendo a Catherine M. O’Neil, Procuradora General Asociada y jefa del Equipo de Trabajo contra la Delincuencia Organizada y el Narcotráfico (Organized Crime Drug Enforcement Task Force); David Ayers, jefe del gabinete del entonces Fiscal General John Ashcroft; James B. Comey, el Subsecretario del Procurador General; y Michele Leonhart, la secretaria del Gerente de la DEA [quien sucedió a Tandy como jefa de la DEA].
El e-mail:

Asunto: Re: Posible reportaje de prensa involucrando el caso del informante de la DEA Juárez/ICE

Oficiales de la Alta Comisión de la DEA HQ no estuvieron al tanto de la imperdonable carta [memo] de nuestro Agente Especial [Gonzalez] del paso sino hasta ayer por la tarde- aunque una copia de la carta llegó primero a la sección de operaciones foráneas en el transcurso del día anterior.

El Agente Especial [SAC, Special Agent in Charge por sus siglas en inglés] no le dijo a nadie de la Alta Comisión que él estaba contemplando una carta como esa, y no la discutió ni la compartió con la Alta Comisión sino hasta que recibimos la copia como hacemos notar arriba, mucho tiempo después de que fue enviada.

Ayer me disculpe con Johnny y acordamos no comentarle a la prensa.
Mike Furgason, jefe de operaciones, anoche le notificó al Agente Especial de El Paso que no hablara con la prensa más que para decir que no tenía ningún comentario, y que no escriba nada que tenga que ver con el asunto de Juárez y el caso relacionado y aplazarlo para la gestión conjunta y los equipos de evaluación de amenazas fuera de la Alta Comisión-y debe darles estas instrucciones a el resto de su equipo de El Paso.

El Agente Especial, quien le reporta a Michele [Leonhart], será traído la siguiente semana para un diálogo sobre desempeño para después abordar esto oficialmente.

Tandy, en una defensa legal que salió a la superficie después, admitió que ella personalmente informó al entonces Procurador General Ashcroft sobre La Casa de la Muerte.

Mr. Gonzalez [el integrante de la DEA que denunció] estaba muy consciente al momento que mandó la carta que ésta [La Casa de la Muerte] era una situación entre la DEA y el ICE sumamente sensible y muy delicada. Era un asunto tan importante para estas dos agencias, que yo personalmente fui a notificarle al Procurador General [John Ashcroft] y el Subprocurador General sobre los asuntos con ICE, y hablé con el Procurador de los EUA [Sutton] sobre mis preocupaciones acerca de los asuntos del ICE y del manejo de este informante…[el subrayado fue añadido].

Así, se lanzó el encubrimiento, y el denunciante de la DEA, González, se convertiría en el blanco, y el resultado neto fue que lo silenciaron y lo presionaron para que se retirara de la DEA.

Pero Gonzalez no se calló, de hecho, en Noviembre de 2005, él y miembros de un grupo llamado Coalición de Denunciantes por la Seguridad Nacional (National Security Whistleblowers Coalition), un grupo organizado por el denunciante del FBI Sibel Edmons, incluso se reunió con personal del Senador Grassley de los EUA para discutir el escándalo de La Casa de la Muerte.

El equipo de Grassley fue informado sobre los detalles de la masacre en Ciudad Juárez, sobre la participación del gobierno de los EUA en esa masacre y sobre el posterior encubrimiento que hicieron las agencias del Poder Ejecutivo involucradas en el caso de La Casa de la Muerte.

También se le informó al equipo del senador sobre le hecho de que un agente de la DEA y su familia estuvieron cerca de ser asesinados como consecuencia de la fallida operación contra la droga y que a uno de los sicarios trabajando para el informante, un policía mexicano llamado Miguel Loya le fue permitido escapar como resultado directo de los esfuerzos de encubrimiento dentro del Departamento de Justicia (DOJ) y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS)

A raíz de esa nota [reportado por Narco News hace cinco años], no pasó nada- no hubo un llamado a una audiencia en el Congreso, ni siquiera una junta de seguimiento con los denunciantes de La Casa de la Muerte. De hecho, la única investigación conocida sobre los asesinatos de La Casa de la Muerte, una revisión interna administrativa del ICE y la DEA en conjunto llamada el JAT, permanece enterrada. Los múltiples esfuerzos de Narco News para lograr su publicación mediante la Ley de la Libertad de Información, han sido rechazados.

Interés personal

En el caso de Rápido y Furioso, fue el tráfico de armas lo que condujo a los asesinatos en México, una consecuencia horrorosa sin lugar a dudas. ¿Pero acaso podría ser menos preocupante, como en el caso se la Casa de la Muerte, cuando ha sido un empleado del gobierno de los EUA, un informante, quien está participando en los asesinatos de ciudadanos mexicanos?

A pesar de que el Senador Grassley e Issa, su colega Republicano, eligieron permanecer en silencio acerca del encubrimiento de La Casa de la Muerte, ahora aúllan como lobos sobre el escándalo de Rápido y Furioso- seguramente porque es el partido de oposición quien padecerá el ataque político.

En marzo, el senador Grassley publicó una declaración preparada exponiendo algunas de sus preocupaciones con el manejo de ATF sobre Rápido y Furioso:

Hay muchas preguntas importantes que deben responderse sobre el papel que juega el Departamento de Justicia y las agencias dentro del Departamento de Seguridad Nacional. Esta política mal concebida ha afectado ya la vida de incontables individuos que pueden haber sido víctimas de crímenes perpetrados…

Los agentes en el terreno fueron ignorados cuando cuestionaron la asertividad de esta decisión, y eso sólo agrega sal a la herida de las familias que han perdido seres queridos. Cuando los agentes se acercaron sin preocupaciones, fueron rechazados y recibieron represalias.

Aunque los comentarios que hizo fueron en relación con ATF, bien pueden extenderse al caso de La Casa de la Muerte. No obstante, el Senador Grassley, el Republicano Issa y medios de comunicación faltos de objetividad como Fox News, y blogeros que reflejan la narrativa de MSM, permanecen en silencio acerca de los asesinatos de La Casa de la Muerte- una prueba triste pero no sorpresiva de que la búsqueda de la verdad no es lo que realmente los motiva, sino lo que parece una maquiavélica oportunidad para atacar al oponente político.

Y tristemente no podemos descartar otro factor en la decisión oficial de ignorar el encubrimiento de La Casa de la Muerte.

“Si esto hubiera ocurrido en la frontera con Canadá, estos asesinatos no hubieran ocurrido, “dijo Gonzalez, el ex-agente supervisor de la DEA en anterior entrevista con Narco News. “Nuestro gobierno no hubiera permitido que ciudadanos canadienses hubieran sido torturados y asesinados… pero en el caso de La Casa de la Muerte, sí permitieron que ocurriera porque se trataba de El Paso y Juárez y de un montón de mexicanos que no les importan.”

En lo que toca al continuo encubrimiento de la matanza en La Casa de la Muerte, y la falta de voluntad dentro del Congreso para llamar a una audiencia para desenredar ese encubrimiento- aunque algunos miembros Republicanos le pidan a Obama y a Holder que rindan cuentas sobre Rápido y Furioso- eso se resumen a un asunto de prioridades.

Y la prioridad principal para la ensimismada clase política dentro de Beltway parece ser el interés personal, y ese casi nunca se traduce en el interés por la justicia.

Manténgase informado…

Para saber más sobre La Casa de la Muerte, puede consultar coberturas anteriores de Al Jazeera TV aquí, o acuda a este link del archivo de Narconews para recurrir a coberturas anteriores. La nota más reciente de Narco News que reporta sobre los esfuerzos del informante para perseguir al gobierno de los Estados Unidos por honorarios que asegura que le deben, pueden encontrarse en este link.

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America