<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español November 22, 2014 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Apoye al periódico que fomenta y defiende mi libertad para reportar

“No tengo que preocuparme si voy a ser censurada. Esa pesadilla ha terminado”


Por Erin Rosa
Reportera, Narco News

21 de septiembre 2010

Habiendo pasado seis breves años trabajando duro en salas profesionales de redacción en los Estados Unidos, aún estoy sorprendida por el gran número de personas que han tratado de callarme o desacreditarme por simplemente hacer mi trabajo y decir la verdad. Gente poderosa me ha amenazado con demandas frívolas. De vez en cuando hubo amenazas de muerte en mi bandeja de entrada. Comandantes militares me acusaron de poner en peligro la seguridad nacional. En más de una ocasión, secretarios de prensa dijeron que iban a quitarme el acceso a los eventos si no escribía lo que ellos querían que escribiera.


Reportera Erin Rosa
Escribanos veteranos de la industria de los medios, que fueron reprendidos por sus jefes por haber perdido la primicia frente a periodistas de tan solo veintitantos años en historias de las que tuvieron flojera de escribir, dedicaron su tiempo y energía a especular sobre mi vida personal. Había problemas en las salas de redacción en las que trabajaba. Algunos jefes matarían un reportaje si este irritaba a alguien que había dado dinero al periódico. Otros jefes tratarían y me obligarían a escribir una historia para ayudar a su aliado político. Por supuesto que ninguna de estas tácticas sirvieron para mantenerme callada, pero cuando trabajas como periodista en los Estados Unidos esto viene con el paquete.

Con esa experiencia en mente, fue una gran bocanada de aire fresco el viajar a México en febrero pasado para asistir a la Escuela de Periodismo Auténtico de Narco News. Ahí, por diez días en Quintana Roo y Yucatán, fui afortunada al trabajar con colegas de más de 30 países que, como yo, también se habían negado a callarse—mientras se enfrentaban a peores obstáculos que los que yo experimentaba en mi país. Algunos de los que asistieron a la escuela han sido golpeados, han recibido amenazas de muerte y de violación. ¿Por qué? Porque se atrevieron a publicar historias sobre un golpe de Estado, o sobre la tortura que la policía usa para aterrorizar a las comunidades.

Recuerdo haber pensado, “¿Qué tan fácil hubiera sido para ellos si se hubieran callado?” Seguro que se hubieran ahorrado mucho dolor si se hubieran callado, si hubieran dejado de escribir y de transmitir la verdad. Entonces pensé, “¿Qué hubiera pasado si hubieran elegido callarse?” ¿Cuántas personas continuarían sufriendo o ignoradas? ¿Cuántas personas hubieran terminado muertas, si estos reporteros hubieran sucumbido a la fácil tentación del silencio?” El hecho es que las repercusiones de mantenerse callados a veces son más brutales que los riesgos de decir la verdad, tanto para las comunidades por las que cubrimos como para nuestra conciencia personal. Los periodistas auténticos saben que hay consecuencias serias cuando uno decide callarse. Eso es lo que nos distingue del resto.

Esa fue la lección más importante que aprendí de la escuela, y es por eso que dejé las salas de redacción de los Estados Unidos para venir a trabajar con Narco News. Ahora por más de diez años, este periódico rotundamente se ha negado a rendir pleitesía a cualquiera que busque silenciar periodistas. No tengo que ir a dormir con la preocupación por ser censurada a la siguiente mañana. Esa pesadilla ha terminado.

Solo hay una manera para hacer que alguien como yo se calle. La única cosa que ha tenido éxito en silenciar periodistas auténticos es no tener los recursos financieros para permitirnos hacer nuestro trabajo.

Al contribuir con Narco News y la Escuela de Periodismo Auténtico usted nos está permitiendo seguir diciendo la verdad, incluso cuando para hacerlo se necesita mucho valor. Su muy necesitada y apreciada donación nos da la libertad para proporcionarle a usted y a los lectores el contenido original que no se puede encontrar en otras partes.

Puede donar en línea a través de este enlace:

http://www.authenticjournalism.org

O puede enviar un cheque aquí (puede darse cuenta que es una nueva dirección):

The Fund for Authentic Journalism
PO Box 1446
Easthampton, MA 01027

Gracias por toda su generosidad y apoyo,

Erin Rosa
Reportera, Narco News

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America