<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español September 20, 2017 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Contra la minería y los fantasmas

La amenaza y el reto de Tetela de Ocampo, Puebla, México.


Por Mayte G. Bonilla
Especial para The Narco News Bulletin

26 de octubre 2012

Tetela de Ocampo en realidad era un municipio poco conocido hasta hace unos meses que su nombre figuró en los portales noticiosos: “Pueblo campesino le declara la guerra a Slim”, con este escandaloso titular la noticia le dio la vuelta al mundo.

Sin embargo, muchos de sus habitantes escuchaban por primera vez el nombre del magnate mexicano, “Quesque es el hombre más rico del mundo, ¿no?”, se preguntaban unos a otros.


Panorámica del barrio La Cañada, donde la empresa Frisco ha llevado acabo trabajos de exploración para la posible instauración de una mina a cielo abierto. D.R. 2012, Mayte G. Bonilla.

Hacía ya más de una década que el rumor sobre la instalación de una mina corría entre los pobladores de este lugar, enclavado en la Sierra Norte de Puebla. En voz baja se hablaba de la presencia de ingenieros y fuereños que iban y venían de la Cañada, localidad ubicada a un par de kilómetros de la cabecera municipal. Pero no fue sino hasta el mes de julio de este año cuando la instauración de una mina a cielo abierto comenzó a convertirse en una amenaza real para tetelenses.

La compra de terrenos en el barrio de la Cañada, la presencia de maquinaria y las más de 60 barrenaciones que la empresa FRISCO, propiedad de Calos Slim Helú, había realizado para la exploración sin dar aviso al ayuntamiento, fueron denunciados por la asociación civil “Tetela hacia el Futuro”.

Al ser la Cañada uno de los lugares donde nace el agua que abastece a todo el municipio y que desemboca en el río Papaloteno, que a su vez encuentra cauce en los ríos Zempoala y Tecolutla; el presidente de la asociación alertó a la población, planteando una problemática regional.

“El impacto ecológico que ejerce una empresa de estas es desastroso, es la contaminación total para cualquier área, y Tetela de Ocampo forma parte del ecosistema gigantesco que es Sierra Norte de Puebla. El impacto va a repercutir en otros municipios como Cuautempan, Totomoxtla, Zongozotla, Zapotitlán y Huitzila (…), advirtió Germán Romero aquel 15 de julio, en el primer foro informativo al que convocó la organización en la cabecera municipal de Tetela.


Marcha en rechazo al proyecto minero, 20 de octubre en Tetela de Ocampo, Puebla. D.R. 2012, Mayte G. Bonilla.
Al evento asistieron diversas organizaciones, activistas, investigadores y periodistas, quienes expusieron los daños que ocasiona la industria minera a cielo abierto. En el foro el presidente municipal de Tetela, Marco Antonio Uribe, manifestó claramente su oposición al proyecto de la de Minera Espejeras, filial de FRISCO. Sus declaraciones fueron exageradas por los medios que anunciaron una declaración de guerra en sus titulares.

Desde entonces al presidente municipal no se le volvió a ver en los siguientes foros públicos a los que convocó “Tetela hacia el futuro”. Pero él no fue el único que optó por evitar a las cámaras y los periodistas que a partir de ese día se volcaron a Tetela.

Entre el temor y las suspicacias

“Perdóneme pero yo no puedo dar ninguna información acerca de la mina, ahora les toca hablar a todos los usuarios del agua, y también a las autoridades que no dicen nada”. Responde un viejo habitante del barrio que ya ha salido en la televisión poblana, pero que ahora solicita mantenerse en el anonimato. “No sabemos que vaya a pasar después con lo de la mina, lo que sí sabemos es que los primeros afectados seremos nosotros, los que vivimos aquí y que ya veníamos avisando de lo que está pasando acá desde hace muchos años. A ver dígame usted, ¿por qué no nos hicieron caso?”

Desde que la prensa puso sus ojos en este barrio, muchos de sus habitantes ahora se muestran renuentes a hablar sobre el asunto. “No es por miedo, pero las autoridades son las que deben decir claramente lo que está sucediendo, ellos dejaron que esto pasara y son ellos quienes ahora deben dar la información correcta”, afirma el entrevistado.
Miedo o no, lo cierto es que la incredulidad y desconfianza de los tetelenses son parte de las versiones que corren de boca en boca.

“Hay mucha corrupción en México. Ahorita (el presidente municipal) dice que no está de acuerdo con lo que quiere hacer la mina, pero luego quién sabe qué vaya a pasar. Ya ve usté tantas cosas que pasan en el gobierno”, dice un vecino de Benito Juárez, otro de los barrios que se verían directamente afectados.

Con un alto grado de marginación, un marcado clasismo y una historia de desencanto, no es extraño que en este municipio sus pobladores guarden cierto recelo ante el actuar de las autoridades. Las suspicacias son comunes, incluso hay quienes se preguntan si algunos integrantes de la asociación “Tetela hacia el futuro” no esconden intereses políticos que podrían descubrirse en las próximas elecciones.


Las familias se incorporan a la marcha que se dirige al barrio de La Cañada en Tetela de Ocampo, 20 de octubre. D.R. 2012, Mayte G. Bonilla.
A pesar de la distancia que guardan algunos ante las acciones emprendidas por “Tetela Hacia el futuro”, los esfuerzos de la organización civil por informar a la población y la opinión pública, poco a poco, parecen rendir frutos. La muestra más fehaciente fue la marcha a la que convocó el pasado 20 de octubre, cuando niños, niñas, madres de familia, viejos y jóvenes se unieron a la caminata que del Zócalo de Tetela partió hacia la Cañada, manifestando su rechazo al proyecto minero.

La cifra de asistentes varía según el medio; mientras que en el blog de “Tetela hacia el futuro” se hablan de 1,500 personas, otros se vuelan con cantidades que alcanzan los 4mil, como señala la página de poderciudadano.mx. Sin embargo, más allá de las cantidades para muchos de los que residimos en Tetela, la gravedad del problema que se avecina ameritaría una mayor participación de la población, pero sobre todo una preocupación más concienzuda.

La batalla que se tendrá que librar contra los intereses, tanto del gobierno estatal como de las empresas que han visto en la Sierra de Puebla el lugar ideal para establecer una red de megaproyectos que amenazan al bienestar de sus comunidades, exigirá la participación de la sociedad en su conjunto con acciones organizadas y efectivas.

El reto es enorme, pues la pelea comienza contra los fantasmas de casa, esos que han ahuyentado la confianza de la gente, la cultura del trabajo colectivo, la identidad comunitaria, urgentes de recuperar en estos momentos para librar una batalla que se avizora larga y complicada.

Share |
Discussion of this article from The Narcosphere

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America