<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español November 22, 2017 | Issue #48


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #47
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

A 10 años de la matanza de Acteal, “seguimos hambrientos de justicia, sedientos de paz”: organización civil Las Abejas

Los autores intelectuales de la masacre de una comunidad pro-zapatista de Chiapas continúan libres


Por Raúl Romero
Especial para The Narco News Bulletin

27 de diciembre 2007

Acteal, Chiapas, México, 22 de diciembre de 2007.- Hace 10 años, el 22 de diciembre de 1997, los habitantes del poblado de Acteal – ubicado en el municipio de Chenalhó, Chiapas – se encontraban rezando por la paz en la iglesia local, debido a que en días pasados los grupos paramilitares habían estado hostigando fuertemente a las comunidades de la región. Los indígenas tzotziles que participaban en las oraciones pertenecían a la organización civil Las Abejas, la cual – a pesar de tener cierta simpatía hacia el movimiento encabezado por el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN -) se declaraba así misma como “pacífica y neutral”, lo que no impedía que la comunidad tuviera una fuerte organización fomentada desde la iglesia para defender los derechos indígenas.


Ceremonia en Acteal, el 22 de diciembre de 2007.
Fotos D.R. 2007 Raúl Romero
Ese mismo día, a las 11 de la mañana, un grupo conformado por más de 120 personas, identificadas como miembros del grupo paramilitar “Mascara Roja”, irrumpió en el templo y comenzó a disparar contra todos sin discriminar sexo o edad. Los que alcanzaron a escapar fueron perseguidos y acribillados. Las mujeres fueron violadas. La mayoría de las víctimas fue torturada y con los niños tampoco hubo piedad.

El saldo fue de 15 niños y niñas –entre ellos Guadalupe Gómez de 11 meses de edad-, 21 mujeres y 9 hombres asesinados, sumando un total de 45 personas. La barbarie fue de tal magnitud que la averiguación previa número AL7CISJI/657/947, de la causa penal 361/99, revela que en las necropsias practicadas a las 4 mujeres que se encontraban embarazadas se encontró que todas sin excepción tuvieron exposición de viseras, causada por la apertura del vientre con machetes. Los sobrevivientes cuentan que los paramilitares extrajeron los fetos y jugaron con ellos. El mensaje era claro, comentan los habitantes de la comunidad, “acabar con la semilla de la rebeldía y amenazar a todas las comunidades que tenían una organización fuerte y una relación con los zapatistas”.

La masacre comenzó a las 11 de la mañana y terminó pasadas las 5 de la tarde. Es decir, duró más de 7 horas sin que la policía o el ejército intervinieran, a pesar de que Acteal se encuentra a hora y media de San Cristóbal de Las Casas. Este dato ha permitido afirmar a las organizaciones de derechos humanos que se han ocupado del caso y a los familiares de las victimas que el gobierno estuvo involucrado en el crimen, “sea por acción, por omisión o por inacción”. Un dato más que refuerza esta hipótesis es que entre los 9 detenidos confesos se encuentra un exmilitar.

Hoy se cumplen 10 años de aquellos sucesos. Sobre el lugar donde los paramilitares amontonaron los cuerpos de sus victimas se erige la Columna de la infamia, escultura hecha por el artista danés Jens Galschiot y que sirve, comentan los habitantes, “para no olvidar, para recordarnos a nuestros muertos, para seguir pidiendo justicia”.

Y es que de las 124 personas involucradas en la masacre -todas denunciadas por los sobrevivientes y los habitantes de Acteal,- aún están libres más de 40 y de las detenidas, apenas el 23 de julio del año en curso se dicto auto de formal prisión a 24. En cuanto al resto, aún es incierto su futuro. Sin embargo, lo más lamentable –expresan miembros de Las Abejas- es que los autores intelectuales del crimen todavía permanecen libres y gozan de la protección del Estado. Ante esta denuncia, un grupo de ciudadanos norteamericanos propuso enviar cartas a la Universidad de Yale exigiendo el despido de Ernesto Zedillo, quien fuera presidente de México cuando sucedió la matanza y quien actualmente es profesor de esa institución.

Por todo lo anterior se realiza, desde el pasado 20 de diciembre, el Encuentro Nacional Contra la Impunidad, convocado por la Organización Sociedad Civil Las Abejas, el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas y el Servicio Internacional Cristiano de Solidaridad con los pueblos de América Latina-México (SICSAL-México). Al evento han asistido más de 600 personas, entre ellas representantes de 65 organizaciones de 12 diferentes países. El Encuentro ha servido para ratificar lo que bien se sabe hacer por acá, es decir, que “no hay olvido”, que “frente a las armas y la injusticia se opone la memoria”, pues los habitantes de esta comunidad dicen: “seguimos hambrientos de justicia, sedientos de paz”.

Entre los invitados especiales, que más que invitados son “miembros de la comunidad”, están el Obispo Emérito Samuel Ruiz y el Obispo de Saltillo Raúl Vera; ambos “comprometidos con la causa de los pobres” e identificados como afines a la teología de la liberación, movimiento de gran importancia durante las ultimas tres décadas del siglo XX y que tuvo fuertes nexos con los movimientos de liberación nacional – donde también tuvo militantes – que aparecieron por toda América. De hecho, el Obispo Raúl Vera ha sido amenazado recientemente por las autoridades del Vaticano de ser removido de su obispado en Saltillo, por su cercanía con las viudas de los obreros fallecidos en Pasta de Conchos. Raúl Vera y Samuel Ruiz leyeron el resumen del informe titulado “Acteal, recordar para no olvidar” realizado por el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba), que Las Abejas han elegido como representante legal del caso.

Al mismo tiempo la prensa nacional informa que las oficinas del Centro de Derechos Humanos de la Diócesis de Saltillo, organización que preside Raúl Vera, han sido asaltadas por dos encapuchados, y que Mariana Villareal Contreras, quien se encontraba allí, ha sido secuestrada y golpeada. Asimismo, reportan que los asaltantes se han llevado documentos importantes relacionados con los casos que el Centro investiga. La respuesta no se hace esperar y los miembros del Frayba comienzan a redactar un documento donde condenan estos hechos y exigen a las autoridades correspondientes el pronto esclarecimiento del caso.


Felipe Arizmendi, Samuel Ruiz, Enrique Díaz y Raúl Vera Lòpez (de izquierda a derecha).
Por otra parte, los asistentes al Encuentro también dijeron que en las últimas fechas el Estado mexicano ha querido “hacer ver la matanza como resultado de un conflicto interreligioso entre católicos y evangélicos” y que con esta “falsa” lectura de las cosas quiere “hacer ver a los culpables como victimas”. Se dijo también que el apoyo de instituciones académicas como el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) a los paramilitares presos es prueba de que “el Estado siempre estuvo detrás de esto”.

Otra de las resoluciones del encuentro es buscar por todos los causes legales existentes la aplicación de justicia y aunque se dijo “tener poca confianza” en el sistema judicial mexicano, los integrantes del foro manifestaron que no cesaran en buscar otras vías. Además, señalaron que se mantendrán atentos a la resolución que dicte la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, instancia que ya está encargada del caso.

Los asistentes al encuentro también resolvieron exigir a las instancias correspondientes en México que la Declaración Universal de los Derechos Indígenas sea convertida en ley, al igual quu la desmilitarización, el desarme de los grupos paramilitares y el cese delas hostilidades contra el Obispo Raúl Vera.

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America