<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español January 20, 2018 | Issue #43


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #42
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

La Situación Nacional

Está en juego el destino de la nación mexicana


Por el Partido de los Comunistas
El Otro México

4 de octubre 2006

Compañeras y compañeros:
Distinguidos adherentes individuales y militantes de las organizaciones de “La Otra…”
A la Unidad Obrera y Socialista, UNIOS;
Al Frente Popular Francisco Villa Independiente, FPFVI;
Al Ejercito Zapatista de Liberación Nacional, EZLN;

Saludamos y recibimos con beneplácito la iniciativa del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, EZLN; de efectuar éste intercambio de ideas entre nuestras organizaciones porque seguramente habremos de continuar unidos un largo trecho, que aseguramos, -por lo pronto- no tiene otro límite que la victoria contra nuestros adversarios. Al menos, son nuestros mejores deseos.

Muchos de los que ahora estamos aquí reunidos hemos participado en las movilizaciones y en la agitación popular en diferentes ciudades del territorio nacional; en las capitales de los Estados, en la capital de la república; en las carreteras y muchas otras partes del país defendiendo los derechos inalienables de la nación mexicana. Conocemos a los dirigentes del pueblo de Atenco agrupados en el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, que no tienen otra culpa que la de haber derrotado a la maquinaria burocrática-policíaca contra los planes de privatización y robo del gobierno defendiendo sus tierras y dando una lección imperecedera de que no nos dejemos arrebatar nada aún a costa de lo que sea, incluyendo la vida misma. Presenciamos como han sido baleados por la policía en los criminales actos del gobierno del PRI-PAN-PRD durante el asalto del 3 y 4 de mayo al pueblo de Atenco asesinando a uno de sus hijos el jovencito Javier Cortéz Santiago y a un distinguido militante de “la Otra…” el compañero Alexis Hollín Benhumea; asesinando y ultrajando a hombres y violando a las mujeres, persiguiendo al pueblo como si tratara de un ejército enemigo. Nos conmovió políticamente la decisión del compañero Sub-Comandante Insurgente Marcos de apostarse en el Distrito Federal para luchar hasta el fin por la libertad de los presos políticos de Atenco y no dudamos en apoyar esta iniciativa de solidaridad para arrancarlos de la cárcel y tenerlos físicamente nuevamente entre nosotros. Estamos seguros que ese día se acerca; de todos nosotros depende.

Ahora se levantan en Oaxaca trabajadores; se declaran en huelga los maestros; las organizaciones populares luchan contra los caciques y el gobierno; reclaman aumento del salario y prestaciones; quiere el pueblo de aquel Estado, representado por la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, APPO; la destitución del gobernador Ulises Ruiz. La policía se declara lista para intervenir y acudir al primer llamado de Vicente Fox; los diputados de aquel Estado, del PRI, del PAN y del PRD, agotados sus argumentos políticos, solicitan con angustia la intervención de las fuerzas federales para mantener por medio de la fuerza bruta al gobernador. Pero el pueblo se ha enfrentado a la policía y la ha derrotado; no han podido disolver el plantón y las movilizaciones: Una marcha de miles de ellos se acerca al Distrito Federal.

Igual y en otras circunstancias parecidas vimos los acontecimientos en la Siderúrgica Lázaro Cárdenas –Las Truchas- provocadas por la Policía Ministerial del Estado de Michoacán, la Policía Federal Preventiva y la Armada de México. La acción de los obreros de SICARTSA hizo algo imperdonable: poner en tela de juicio el monopolio del uso de la violencia por parte del gobierno y su famoso “estado de derecho” derrotándolos. Este heroísmo abnegado lo pagaron con su vida dos obreros asesinados por las balas del gobierno: Héctor Álvarez Gómez y Mario Alberto Castillo. La lucha de clases, es una guerra sin cuartel; la paz, el orden y la justicia están del lado de los dominadores y cuando los dominados se rebelan esto no se vale. Los explotadores desprecian la vida de los obreros -.allí está Pasta de Conchos, en Coahuila-; lo que cuenta es conservar la propiedad privada y asegurar los bienes de la empresa.

El imperialismo, hace tiempo que dio un golpe de Estado en México, se ha establecido un gobierno contrario a los principios que la Constitución sanciona. Esta, ha perdido su fuerza y su vigor; está interrumpida su observancia a causa del Tratado de Libre Comercio, TLC; el Plan Puebla-Panamá, PPP. El ASPAN, Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte que es una aplicación extraterritorial de la Ley PATRIOT.

La burguesía y el imperialismo se amparan en éste golpe de Estado –así que lo del fraude electoral “una mancha mas al tigre”- en medio de sus fracasos y traiciones; mientras que la clase obrera y el pueblo no alcanzan plena conciencia de sus deberes para salvar la situación nacional; no han comprendido – como lo comprendieron los obreros de París- “que es su deber imperioso y su derecho indiscutible hacerse dueños de sus propios destinos, tomando el poder” un poder que esté en manos de millones de trabajadores, para aplastar la resistencia de los enemigos del pueblo.

Por otra parte, los resultados fraudulentos de las elecciones del 2 de julio tienen movilizados a los seguidores de Andrés Manuel López Obrador, declarándolo Presidente y, sostienen que no reconocerán a Felipe Calderón, FECAL; y que no lo dejarán tomar posesión el 1 de diciembre. Por lo pronto, ya dejaron pasar a los soldados en el desfile del 16 de septiembre habiendo declarado que no se levantarían del plantón por donde pasaría dicho desfile; lo único que exigían era que el ejército no se fuera contra ellos. Mientras tanto, en la Cámara de Diputados y en la de Senadores los mismos partidos que sostuvieron la candidatura presidencial que ahora reclaman, luchan por obtener posiciones políticas en las Comisiones de ambas Cámaras, sin lograrlo a su gusto. Tratando y negociando sus posiciones en el Congreso como las parejas de enamorados cuando se enojan y no se hablan; pero a la primera oportunidad se reconcilian. Estas posiciones en el Congreso –por cierto- no fueron impugnadas ni denunciadas, admitiendo tácitamente que las elecciones fueron limpias y transparentes con excepción de la presidencial, cosa difícil de creer, pero de esa manera dejan abierto el camino para negociar en las cámaras del Congreso la política neo-liberal. La demanda del “voto por voto y casilla por casilla” apunta mas a la defensa de la democracia neoliberal que al supuesto triunfo de su candidato.

La llamada Convención Nacional Democrática “no se plantea un cambio revolucionario” sino simplemente la salvación de la “democracia” del modo capitalista de producción –en crisis insalvable- de la globalización neoliberal y de su sistema electoral.

El fraude, como éste del que se quejan millones de mexicanos, solo tiene una solución de acuerdo con la experiencia histórica: la solución maderista, el rompimiento con el sistema y el enfrentamiento contra el gobierno hasta derrocarlo, así sea mediante movilizaciones no violentas.

La marcha de “la Otra Campaña” convocada por la Sexta Declaración de la Selva Lacandona del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, yendo al encuentro con todos los sectores de la población dañados por el neoliberalismo ha sido una marcha victoriosa, llamando al pueblo a luchar por la patria, a favor de cambios profundos para el país en beneficio de los mas humildes, por una nueva Constitución y –decimos nosotros- no tiene otra salida mas que el socialismo.

Lo que se ve, es que está a la orden del día la cuestión del poder y del Estado. Está en juego el destino de la nación mexicana.

Lo anterior es la manifestación parcial de la crisis del capitalismo en México. La otra crisis – la que aparentemente no se ve- está en cada centro de trabajo, en cada comunidad indígena y campesina, en cada escuela, en cada hogar, en cada momento en que el pueblo no tiene forma ni manera de resolver sus urgentes problemas económicos de subsistencia; acosado por la necesidad y el desempleo, la miseria y el hambre; una guerra sin cuartel, “guerra oculta” –decía Engels- que lanza a la calle en una lucha de todos contra todos a los seres humanos de todas las edades; niños, hombres y mujeres, hasta la misma delincuencia y la vagancia en que sectores de la población marginal encuentran solución a su miseria, hundiéndose en la drogadicción y la prostitución.

El ataque del imperialismo y de la iniciativa privada contra las funciones del Estado mexicano, iniciado hace más de medio siglo ha rendido sus frutos.

Nuestro país, es un país ocupado por el capital norteamericano. El sub-suelo, la tierra, los bosques y las aguas; el carbón, fierro y acero; electricidad, petróleo, gas han pasado a manos del capital norteamericano y, otros, están en proceso de total absorción o han desaparecido como los Ferrocarriles y la banca. El fomento de las industrias básicas, la siderúrgica, la química, la de construcción de máquinas y, otras, como el comercio y los servicios no está en poder del Estado ni de los particulares mexicanos. México se ha estancado y, el gobierno parece no tener otra función que la de gendarme de los intereses del extranjero, es decir, del imperialismo norteamericano.

Durante decenas de años los imperialistas estuvieron fraguando, con la complicidad y la traición de los gobernantes, la manera de aniquilar no sólo las funciones del Estado, sino su exterminio hasta llevarlo casi a su total desaparición y no para hacer progresar a México, sino todo lo contrario, y hacer imposible la liberación de la nación mexicana.

Para llevar a cabo sus siniestros planes aplicaron la política llamada neoliberal queriendo revivir una época ya muerta históricamente; época del libre juego de las fuerzas económicas que engendró la concentración del capital, desapareciendo las posibilidades de la libre acción de pequeños y medianos productores y comerciantes, dando paso a la formación de los monopolios. La vida económica de México está en manos de estos monopolios, en manos –principalmente- del capital norteamericano. Para alcanzar lo que quieren han logrado que en México se nulifique la legislación que protegía la producción nacional sustituyéndola por el Tratado de Libre Comercio, abriendo las puertas al capital norteamericano, adueñándose de las industrias y controlando el comercio exterior. Pagamos tributo, como colonia, al imperio de los Estados Unidos.

El problema –por tanto-, no es una cuestión teórica, sino un problema concreto ante la apremiante necesidad de recuperar nuestra soberanía y reconstruir al país tan devastado por el capitalismo y recuperar nuestras riquezas en manos del imperialismo dentro del territorio nacional.

El imperialismo norteamericano y sus agentes traidores en México han reemplazado el Estado que ellos nunca contribuyeron a organizar. Ahora lo único que les preocupa es mantenimiento del orden interno y, en algunos casos, -donde no sea negocio-, que los gobiernos de los Estados o de los Municipios se dediquen a pavimentar las calles, poner semáforos en las esquinas, puentes o pasos elevados para facilitar la circulación de vehículos, construir drenajes o, en el mejor de los casos asistir a los huérfanos, ancianos e inválidos con distintos programas de beneficiencia pública.

Pues bien. El Estado no interviene –dicen- en la economía; la prueba es que ya no es productor ni empresario y, por tanto, no realiza una competencia desleal a los particulares, llamada de la iniciativa privada, que siempre han sido vasallos del imperialismo. El resultado es una crisis que abarca y provoca fenómenos incontrolables de carácter económico, político, social, cultural, religioso, etc. Esta crisis ha puesto en peligro su sistema de dominación. Esta crisis lleva a la decadencia y al colapso al capitalismo y, nosotros luchamos porque sea definitiva hasta llevarla hasta su desaparición.

Algunos analistas se preguntan si el capitalismo tiene fuerzas para recomponerse o renovarse y, nosotros respondemos que no.

Este intento de renovación ante la crisis capitalista se inscribe en el Pacto de Chapultepec que se propone:

  1. aumento de la dominación y de la explotación para seguir viviendo del trabajo ajeno;
  2. resolver la preocupación de la clase rica y gobernante por la “inseguridad”, para lo cual se han ido a vivir en zonas residenciales exclusivas, como cárceles, transformados en verdaderos “bunker’s”, con policías armados hasta los dientes; militarización bajo la amenaza y el uso del ejército y la policía contra el pueblo.
  3. Mantener a un grupo de mafiosos y de parásitos ligados y enquistados al poder público con Carlos Slim a la cabeza , del cual a los mexicanos nos quieren vender la idea de que su riqueza es producto del talento, la audacia y, aún del sacrificio del empresario mexicano, pero la explicación es más sencilla: Slim se robó, con la complicidad de Carlos Salinas una parte importante del patrimonio de la nación mexicana: Teléfonos de México. Además del abandono de sus obligaciones sociales y económicas en todos los órdenes de la vida pública no cumplen entre ellos mismos con sus obligaciones en el gobierno que ellos mismos representan.
  4. Es posible -dicen- lograr cambios de fondo con cambios de forma.

En suma, la crisis es insalvable y no tiene solución en los marcos del capitalismo. Lo que quiere decir, entre otras cosas que la clase social que gobernó al país ya perdió el derecho de hacerlo y se la entregó al imperialismo norteamericano.

La crisis de la que hablamos, la sufre el pueblo en carne propia. En tiempos de Zedillo el Banco Mundial reconoció que 20% de la población más pobre percibía 3.8% del ingreso mientras que 20% de los mas ricos, disponían del 55.6 %. En el año 2000, ésta misma institución imperialista informó que México está entre los 12 países mas pobres del mundo.

Esto se demuestra con algunas cifras: el 51 % de la población mexicana está desnutrida; 2/3 partes de la Población Económicamente Activa, PEA sobrevive con ingresos inferiores a dos salarios mínimos. La causa de la miseria está en el régimen capitalista.

Un puñado y reducido grupo de empresarios nacionales y extranjeros son propietarios de la banca, dominan el comercio y los servicios, son dueños de fábricas y de las mejores tierras destinadas al cultivo. Estos se quedan con las ganancias a cambio de un salario mísero para los trabajadores de la industria y los servicios; lucran con la explotación de los obreros agrícolas y, a los campesinos que logran producir algo les pagan sus cosechas y productos a precio de robo.

A los campesinos, lo único que les queda es el nombre. El campo mexicano es una zona de desastre económica y social.

Ahora, cancelado el reparto agrario, el gobierno dice que los organizarán para que tengan proyectos productivos. Pero, cómo? La comercialización a gran escala no está en sus manos y, si necesitan tierra para producir, tienen que comprarla. Con qué dinero? Los únicos que tienen dinero son los grandes ricos, ellos mismos son los dueños de cadenas productivas y de comercialización de los productos agropecuarios. Otros, no son mas que vulgares intermediarios y estafadores que roban al campesino y al productor empobrecido que dependen exclusivamente de la venta de su escasa cosecha.

¿Van a renunciar éstos capitalistas al capítulo agropecuario del Tratado de Libre Comercio, TLC, si tomamos como ejemplo al gobernador de Sonora que tiene el monopolio de la producción de huevo y carne de pollo, como se lo piden los líderes campesinos “nylon” que firmaron con Fox el Acuerdo para el Campo y con Usabiaga, en ese entonces secretario de SAGARPA conocido célebremente como el Rey del Ajo?

Para que los campesinos se vuelvan prósperos hay que anular todo el Tratado de Libre Comercio y no solamente una parte. ¿Es que los campesinos resolverán exclusivamente “su” asunto y a los demás que los destruya el TLC? Los líderes que negocian la suerte de los campesinos con el gobierno, son enemigos de la alianza del obrero con el campesino, aunque griten en las calles lo contrario. Para luchar a favor del campesino, estos tienen que enfrentarse a esos grandes capitalistas que operan en el campo y son la causa de su pobreza.

A causa de su miseria, los campesinos están siendo despojados de sus tierras, vendiéndolas a los empresarios del campo, enajenando así el territorio nacional. Estos ricos y consorcios agro-industriales como Wall Mart y otros mas que sustituyeron a CONASUPO –también de triste memoria-, arruinan al campesino; imponen los precios y, los pequeños productores de hortalizas, frutas, verduras y granos así como los pequeños y medianos industriales de alimentos no pueden entrar al mercado nacional e internacional a realizar sus ventas porque son los agricultores del régimen, enriquecidos, los que venden sus productos en esos centros comerciales monopólicos del imperialismo.

La pobreza de los campesinos los arroja y expulsa de nuestro país hacia los Estados Unidos; los pueblos, sus padres, esposas, hijos y también sus tierras quedan abandonadas.

Ahora resulta que el renglón más importante de ingresos y divisas, después del petróleo, son las remesas de dinero que los braceros envían a sus familias, para lo cual los buitres del gobierno, de los bancos y el comercio ya se frotan las manos para administrar tan colosales sumas de dinero, porque los remitentes no tienen cultura empresarial y no saben como invertir, gastar y ahorrar su dinero. La pobreza también es un negocio. Se estimula la creencia de que van a progresar y se pueden hacer independientes como los patrones y volverse ricos, de tal manera que no luchen contra el capitalismo ni se unan a las demas capas explotadas de la población.

No puede mejorarse, ni prosperar un sector de explotados mientras la burguesía y el imperialismo sigan dominando. Suponer que el campesino va a progresar sin tocar para nada el Tratado de Libre Comercio, TLC, es un engaño, una mentira. Y lo mismo decimos para los trabajadores de la industria eléctrica, que han formado un Frente en defensa de los energéticos; dejando intacta las bases de control y opresión del imperialismo que ejercen sobre nuestra patria, a través del régimen político al que hay que demoler. Tarde que temprano tendrán que aprender ésta lección de la experiencia histórica.

Los pequeños y medianos productores y comerciantes han sido arruinados por los ricos. Estos disponen de todo el dinero que quieren para sus negocios, hasta para sus excesos; no pagan impuestos y se gastan el dinero del erario público en su propio interés y beneficio, obteniendo ganancias y lucro a costa de la explotación del obrero y el campesino.

Lo que se necesita es la unión consciente, voluntaria, de los hombres y mujeres del campo contra el capitalismo, que es el régimen que los oprime y explota igual que a los obreros de las ciudades. Algunos tienen trabajo bien remunerado, pero también son explotados y si no se organizan y unen a los demás golpeados y empobrecidos por el capitalismo, van a perder –como ya ha sucedido- las conquistas de las cuales hoy presumen.

El gobierno tiene endeudado al país e hipotecado al imperialismo, en una deuda como ya está demostrado, que es impagable, incobrable e inmoral; afirmaciones hechas hace veinte años por el Comandante Fidel Castro ante la crisis internacional de la deuda externa.

Ahora, con el IPAB, -antes Fobaproa- que es un sistema para robar al pueblo; que su verdadero nombre debiera ser Instituto de Protección para el Ahorro Bancario del Imperialismo y de los Explotadores ha vendido el futuro del país, porque estamos endeudados de por vida. La deuda que se trasmitía de padres a hijos durante el porfiriato ha revivido ahora en éste engendro de la corrupción del régimen capitalista.

Tenemos que unirnos y luchar juntos como lo que somos realmente, como una sola clase. Naturalmente que no es fácil alcanzar la unidad; se necesita tiempo y trabajo, ¡mucho trabajo!; decisión y coraje para no asustarse ante el primer problema.

Al pueblo se le impide de mil maneras unirse. En ésta labor trabajan incesantemente los medios de comunicación; los dueños de las fábricas y los líderes “charros” negando y corriendo del trabajo a los obreros que difunden nuestras ideas revolucionarias y que luchan por sus legítimos derechos. No tienen libertad política ni sindical para defenderse del patrón –sobre todo la mano de obra empleada en las empresas maquiladoras-, que es fundamentalmente de mujeres. La seguridad social, médico y medicina, educación para sus hijos son inexistentes; en su condición de asalariadas son sobre-explotadas y, para rematar, las prostituyen y asesinan como en Ciudad Juárez y otras ciudades del país, con la complicidad criminal del gobierno. Como sabemos, los tribunales del trabajo operan en contra del obrero; la ley se viola y la aplican contra ellos; los mismos burócratas y líderes charros están confabulados para aplastarlo; retienen la titularidad de los Contratos Colectivos de Trabajo, CCT, en sus manos y los manejan a su antojo sin que los conozcan nunca sus dizque representados; algunos obreros ni siquiera saben que están sindicalizados y no llegan a darse cuenta de ello hasta cuando se enteran que les están descontando dinero de su salario para el sostenimiento de sus líderes espurios. La organización del gobierno con sus mezquinos y egoístas intereses de clase, imponiendo por todos los medios su dominio en las relaciones laborales como juez y parte.

Este cambio de régimen político implica establecer un verdadero gobierno de elección popular y no un gobierno como el que ahora padecemos; manipulado desde el extranjero por el imperialismo norteamericano, sostenido en beneficio de los capitalistas, explotadores y saqueadores de la riqueza de la Nación; apuntalado, cuando ya no pueden de otra manera mantenerse, por los soldados y la policía.

El balance que hoy hacemos es un balance dramático provocado por la existencia de un mundo unipolar y el dominio de una potencia hegemónica; por la actitud entreguista y dependiente de nuestros gobernantes a favor del imperialismo que ha puesto a México en riesgo de que pierda definitivamente su independencia.

El Programa de nuestro Partido expresa la manera comprometida en que, desde que alcanzamos nuestra independencia de la Corona Española hasta hoy, hemos ido perdiendo territorio cediéndolo principalmente a los EE. UU. La privatización de las carreteras y del Ferrocarril ha cedido espacio territorial de la nación mexicana; el uso, explotación de los ríos, lagunas, esteros en manos de las empresas extranjeras, la faja prohibida que establece la Constitución, donde los extranjeros no pueden tener el dominio directo de la zona fronteriza, las costas y las playas, la han convertido en zona exclusiva para ellos así como buena parte del mar territorial y de la zona económica exclusiva; el espacio aéreo en manos de las empresas privadas de las comunicaciones.

Los daños a la vida y a la salud del pueblo son alarmantes: Cien mil niños que mueren cada año por causa de enfermedades curables; déficit en el consumo de calorías y proteínas para la mayoría de la población mexicana que está compuesta por el 60 % del total de ella.

Cómo se van a poder atender y resolver los gravísimos problemas sociales de México si la deuda externa e interna equivale al 40 % del Producto Interno Bruto? .

Desaparición, en puerta, del sistema de seguridad social y de atención a la salud, jubilaciones y pensiones; privatización de la enseñanza pública. Por ejemplo un botón de muestra: en Aguascalientes por acuerdo con el gobierno de la entidad los empresarios construirán 47 edificios escolares de enseñanza básica –Jardín de Niños, Primaria y Secundaria- para rentárselos al mismo gobierno del Estado durante 20 años, contrato que curiosamente se hace con una constructora del Gobernador. La educación y la enseñanza como negocio que es lo único que les importa, porque la crisis de la educación viene desde hace muchos años y, esa, no está en sus planes resolver, sólo la de sus centros educativos privados donde preparan a sus cuadros profesionales para el trabajo y la dirección de sus empresas, mientras que el pueblo pobre; los hijos del obrero, el campesino, el indígena no pueden ir a la escuela por falta de dinero en su casa y tienen que trabajar desde muy niños para contribuir a llevar comida y sustento a casa de sus padres y hermanos. Crecen, sin educación académica ni preparación para la vida y los que alcanzan a sacar alguna carrera, luego no encuentran trabajo en lo que estudiaron . Hay doctores en medicina, Licenciados en Economía y de otras profesiones vendiendo tacos, como vendedores ambulantes y algunos dando bola a los zapatos. Vivimos en la contradicción permanente de que por una parte existe una gran masa sin preparación ni acceso a la educación y la enseñanza y, por otra, hay maestros sin trabajo.

El neoliberalismo es una respuesta tardía a la crisis del capitalismo y ha puesto al Estado mexicano en período de extinción; ha sido despojado de sus principales rasgos: soberanía integridad territorial, independencia, anulación de los derechos de los obreros, campesinos, indígenas, jóvenes, hombres y mujeres.

Ante éste panorama, ante el derrumbe del capitalismo nosotros tenemos una propuesta lógica, construir otro Estado: el Estado Socialista.

Muchas gracias.

¡PROLETARIOS DE TODOS LOS PAÍSES, UNÍOS!
México, D. F. 1 de octubre de 2006

Por la Dirección Colectiva del Comité Central
Secretario General
Sergio Almaguer Cosío

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America